¿A QUIéN LE GUSTA ESTA SELECCIóN?

Anuncios

Un churro de Mata es lo mejor que le ha pasado a la selección del marqués en Macedonia. España puede presumir de que es una de las 24 seleciones —qué semejante disparate de Platini— que estará en la fase final de la Eurocopa. Pero amigo, ¿a quién le gusta esta selección?

Del Bosque se queda desnudo, como Cornel Wilde en aquel film de la 'presa desnuda' cuando restringe los jugadores que seleccionó Luis Aragonés. Sus 'pupilos' son Alcácer, Koke, Carvajal, Diego Costa e Isco. Un desfile de segundones en una selección que se presumía de estrellas. El pobre marqués es incapaz de atinar con descubrir una promesa, una luz en su escasa imaginación mental, algo que alumbre a una selección que se encuentra como aquellas estrellas del cine mudo ante la llegada del mundo sonoro.

¿A QUIéN LE GUSTA ESTA SELECCIóN?

Cazorla frenado por Ristevski y Petrovik. (Foto: Afp)

Si anoche mismo, en vez de los 'alejandros' de Macedonia, aparecen los ingleses, los franceses, los alemanes, los italianos, los suecos y hasta los turcos le pegan un meneo a la selección que la dejan mirando hacia el abismo.

Del Bosque no puede llegar a Francia. Será la crónica de un fracaso anunciado y retransmitido en directo. Me da pena que la selección sea tan vetusta en estilo, como el mismísimo bigote del marqués. Hasta la posición en el terreno de juego es de tres lustros atrás. Del Bosque ni se ha enterado que con el poderío físico de las selecciones actuales, de hoy, no de hace diez años, es imposible jugar con el toque-toque, lento, previsible, con demasiados jugadores que juegan de espalda a la portería. Sin una miaja de verticalidad, de sorpresa, sin que aparezca ni un puñetero contragolpe.

Encima es la selección de los líos. Un mestizaje de comunidades, reinos de taifas, entre 'capitanes aburridos' como Casillas y Ramos, anárquicos e independentistas como Piqué y Cesc. Y jugadores de segundo escalón, pequeños, sin fuerzas, como Cazorla, Silva y Mata, que juegan con la mentalidad marginal de las islas.

Encima está ese maldito lío interno de rebelión golpista, que toma al selecionador como un 'abuelo' bueno, confortable y obediente del que se puede hacer lo que uno quiera. Mientras, Villar, el dictador que mantiene a semejante disparate como es Del Bosque, el ínclito Villar limpia a Madrid, porque a él también le sale la vena nacionalista vasca, con ese partido birlado de Inglaterra a Madrid por el 'caso Piqué'. 

Me da tanta vergüenza la situación actual de la selección española que ya no puede haber más naufragios. Es patético. Es como la revuelta de los mediocres. Así hasta esperar el gran descalabro en las Galias. Como una película mediocre de serie B. Incluso llega el 'hedor' que produce Pepe Guardiola con su nuevo nacional-socialismo catalán, desde Múnich. 

0
0

POSTS RELACIONADOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los comentarios están cerrados.