AL BORDE DE LA HECATOMBE

REAL MADRID 2 2 BRUJAS

AL BORDE DE LA HECATOMBE

Zidane y sólo Zidane ha dejado al Real Madrid al borde de un nuevo ridículo europeo, que ya hubiera superado el esperpento, porque la última tragedia hubiera sido con el Brujas. Ni más menos. Un equipo de la segunda fila europea. Casemiro salvó lo que parecía otros soberano desastre.

En los cuarenta y cinco primeros minutos, Zidane demostró que ni se había estudiado al Brujas ni sabía como jugarle. Siempre se le atragantan los equipos rápidos, dado su tendencia al “tancredismo”.

Sin sentido posicional  Varane y Sergio Ramos eran tratados como dos defensas pésimos y muy lentos. Zidane dejaba todos los metros para que dos “hormigas atómicas” rompieran con dos goles toda su nefasta planificación táctica. Los nigerianos Tau y esa pesadilla llamada Dennis sólo hacían boquetes en toda la linea de flotación madridista.

Así que el equipo se fue a la deriva. Pareció instantáneamente un náufrago o un poseso que no jugaba, sólo daba tirones de rabia. Pero, ¿quien podía hacer un gol?. ¿El paquete Hazard, cuyo estado de forma es denunciable o ese fenómeno de Benzema, que nunca está, sobre todo en los partidos de Charmartín, en la boca del gol o cosa que se le parezca?.

Una vez más la rigidez táctica de Zidane no presionaba a los que podían surtir de peligro a las dos balas del Brujas. Al final, le echó la culpa a Courtois para salvarse el trasero de alguna manera.

En la segunda parte, más de lo mismo, pero la intervención decisiva de Areola, quebró la posibilidad de un tercer gol belga, que hubiera sido ya la hecatombe. Una vez más, Ramos trató de remediar el naufragio, aunque había estado horrible en defensa.

Aunque el Brujas había visto las brujas del miedo. Se arrugó. Se metió en su caparazón como un cangrejo asustado. Con la expulsión del capitán Vormer por fin llegó en los últimos suspiros lo que el equipo belga no supo defender, porque le entró el vertigo de un éxito ante un campeón de Europa.

El Madrid no está muerto en Europa, pero está en coma. Y lo peor. No se adivina una mejoría con su entrenador en estado de catástrofe perpetua, desorientado, sin ideas. Con el pecado de haber dado dos “matterazos” a Bale y James, sus odiados favoritos. En plan casi miserable, había podido salir de las protestas tras la vergüenza de París y a las primera de cambio, con su infinito rencor, se carga a los que no quiero ni ver. Ni siquiera estaban en el banquillo, como el “apestadoMariano.

Pero es tan torpe futbolísticamente que lo único que logró fue dimensionar más sus desastrosas fobias. Apostar a favor de ese incalificable Lucas Vázquez – ¿ es el nivel de los jugadores que le gustan al francés?- y un Modric que no está para jugar todo un partido completo era cabrear aún más a un Florentino que no es que dude, es que ya no le entiende. Como cualquier madridista con sentido común.

Sinceramente, lo mejor para su Real Madrid, que dice querer tanto, es dimitir. No tiene recursos y, ademas, con sus obcecaciones sólo hace dañar al club, que seguro que volverá a entrar en crisis. No es cuestión de jugadores. Es cuestión de que el marsellés ni baila la marsellesa y es un desagradable caprichoso, presos de sus fobias. Además, ya no tiene la flor del elixir. El aura la perdió ese día que decidió hacer la bochornosa “espantá”.

38
1

Consigue notificaciones en tiempo real de las últimas publicaciones. ¡Suscríbete!

También podría interesarte

Los comentarios están cerrados.