BALE CRECE Y CRECE

Anuncios
REAL MADRID 3 0 CD LEGANES

bale-gol-u10107823830w-620x349abc

Fue grotesco cuando a Mourinho se le ocurrió decir que le gustaba el poco académico estilo de un trencilla valenciano llamado Mateu Lahoz. Le convirtió en la nueva estrella del arbitraje, con tanta genética como el famoso Guruceta, pero con otra sensibilidad de prevaricación. Guruceta era del Madrid. Mateo Lahoz es decididamente un arbitro de cámara de Gaspart y de Sanchez Arminio. Por tanto, adscrito al sistema barcelonista de prevaricar en la Liga.

Asier “carajo” Gaditano es esperpéntico en sus arengas, dignas de la celtíbera más ridículas. Sobre todo cuando se la juega ante Real Madrid, una de sus bestias negras. Así que su Leganés fue demasiado contundente, a veces bronco y colérico, como si le fuera la vida en el lance. Personalidad bien diferente cuando al Barcelona le regaló el partido jornadas atrás. Pero su Leganés aguantó hasta que quemó la gasolina.

En el Madrid se rasca en su mediocre juego como conjunto. Zidane no parece que intente un sistema definido. Sólo depende de individualidades. Fue Bale el que lavó la cara. Mientras, el “narciso” Ronaldo le hizo un mal gesto, reprobable, cuando el galés no le pasó un balón que del se había ganado al penetrar como cuchillo en matequilla. Ronaldo se ha instalado en su particular averno de la decadencia. El mundo tiene la culpa de su camino hacia el infierno. No le ayuda su maldita ansiedad por hacer goles. Como si tratara de lograr un récord eterno. El récord viaja ahora a su cuenta corriente, con su inminente renovación. ¿Debe el Real Madrid pagar semejantes cantidades para un jugador en su ocaso futbolístico?. El dinero, recuerdo, es de los socios.

Salió Modric. Parece que el madridista es como el nuevo mesías blanco, mientras Kovacevic crece como futbolista, aunque su terco error de conducir tanto el balón le convierte en un recadero futbolístico. No parece creer que el fútbol es un juego de conjunto. En cuanto a Nacho sólo reclamarle un puesto de titular, siempre. Máxime dada la actual mediocridad de Carvajal. Los entusiastas blancos volverán a deificar al Madrid de Zidane, aunque sólo sea una victoria forzada ante un modesto Leganés.

1478431382_228933_1478431593_album_normal
Fue el partido de un especial show de Mateu Lahoz. Y eso que era una “matinee”. Si llega a ser otro lance nocturno, ignoro como hubiera sido su puesta teatral. Mejoró algo en el segundo período, porque el rival blanco, bajaba los brazos. Pero en su espectáculo demostraba su alergia blanca. En su estúpido sistema de dejar jugar, se le notaba demasiado que en cuestión de dudas. El Leganés podía seguir jugando, mientras que el Madrid era castigado. Como en su “affaire” con Ronaldo o en la falta sobre Bale, cuando minutos antes había demostrado el galés exquisita deportividad. ¿No hay nadie que le diga a este aprendiz de divo que su arbitraje es nefasto, injusto y caciquil?

4
1

POSTS RELACIONADOS

Los comentarios están cerrados.