Portugal disfruta de una revancha del título de la Eurocopa que perdió en casa. Como Grecia, marca a balón parado, de rebote, de suerte, con un horrible juego ofensivo tanto como defensivo. Si el equipo del mediocre Ronaldo y de Santos está en estos momentos orgulloso de su partido ante los "amigos" de Gales, la selección lusa tiene un grave problema de personalidad.

Para los que defendieron a Raúl, Casillas Del Bosque en sus ocasos, y, ahora mismo, al narciso Ronaldo, sólo hay una pregunta: "¿Qué hubiera hecho Ronaldo si  hubiera jugado con los pobres compañeros de Gales y Bale lo hubiera hecho en Portugal , con toda la comida de un equipo técnico superior?  La respuesta sopla en el viento, como decía Dylan.

Inconmensurable partido de Bale, quien, por las terribles circunstancias del lance, tuvo que hacer de Ramsey y del propio Bale. Como dos en uno. Siempre desbordó, chutó con potencia. Incluso ejercía de plenipotenciario, como Di Stéfano, con las creaciones de la jugadas, de los intentos de asedio a una mediocre, asustada e inoperante Portugal. No podía ser Di Stéfano, porque no tenía a su lado a Puskas, Gento y Didí.  Se tenía que conformar con jugadores de Segunda División. Que incluso no estuvieron atentos en un córner, que terminó en la cabeza de Ronaldo.

Algunos dirán que Ronaldo solucionó el lance, pero su partido fue un completo desastre. Repleto de pases al contrario, de imperfecciones y de una mala calidad física, como se demostró cuando le sacaron una tarjeta amarilla. Sólo ver cómo perdió un gol hecho, solo, casi al final, demuestra la sensación de que se trata de un ex jugador. Para saltar en un córner no se precisa de un momento físico espectacular. Ni mucho menos.

El Real Madrid, que tan satisfecho estaba de que esta semifinal dependiera de sus dos estrellas, ha recibido la peor de las bofetadas. Del lance sale fortalecido Cristiano. Una mala noticia, porque ya Bale debe ser el estandarte del nuevo proyecto de Zidane. Desde luego, pensar otra vez en Ronaldo sería un desastre. Pero el problema es que el "narciso"  está convencido de que todavía es superior. En su infantil sentido del fútbol es capaz de cualquier cosa. Nadie sabe el daño que la prepotencia de Cristiano seguirá causando en la imagen del Madrid. Y digo lo que digo siempre. Bale debería irse con Mourinho al Manchester. Es allí donde lo quieren y donde será lo que no le dejarán nunca en el Real Madrid. Jamás le dejarán de criticar los gurús, que ahora han reculado cuando decían que era un error de Florentino para gastar millones. 

De todas formas, aunque el fútbol sea un capricho de los "dados rodando" como decía Jagger, es francamente difícil que Portugal tenga alguna opción con Alemania. Y  si es Francia se trataría de  "pain perdu", como dicen los galos. Ronaldo puede marcar de córner, pero  sólo es un beso al cielo. Nunca una victoria convincente. 

0
0

About the Author

Por Julián Ruiz en Jul 06, 2016

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario