BIEN, VALE, RAMOS

NORUEGA 1 1 ESPAÑA

BIEN, VALE, RAMOSEs una pena que por cuestión de miedo, la selección española no firme en Oslo una victoria que hubiera sido radiante y que lograba su clasificación con una suficiencia manifiesta.

A mí, este Robert Moreno me recuerda al Claudio de Greaves. Estaba por allí y le tocó el cesarismo de ser el seleccionador.

Se discute su experiencia, su extraño balance entre veteranos y noveles. Pero por muy bien que haya estado Albiol no es precisamente un paso adelante hacia el futuro. Ni el de Cazorla.  Ni el de Ramos, que desde el encuentro con Salah es el jugador de la maldita lista de indeseables en el mundo.

Además, un Ramos cansado, porque no perdonan los años. Su segundo tiempo fue más que preocupante. A Ramos le salvan desde hace tiempo sus goles. Como líder de la retaguardia es una especie de “jabato”, mayor, muy mayor. Parecía que lo más importante en Noruega era su record. Enhorabuena, pero esas gestas lastran en demasía el sentido positivo delante.

De Noruega sólo King y el inconmensurable Odegaard,  como únicas aristas de una Noruega, que todo combate, aunque me parece un equipo muy vulnerable. Y que me explique el Claudio Moreno como Oyarzábal y Rodrigo puede hacer daño ofensivo.

La prueba es que el solitario tanto español de Saúl fue una carambola. Chutó con la derecha que no es al suya y el meta noruega, al que no habían probado, se tragó el disparo sesgado y de chiripa.

España sobaba y sobaba el balón, sin apariencia de ser un empalador con la estaca final para clavarlo en el corazón de un torpe optimismo noruego, sólo crecido por el pánico que le entró a Moreno. Primero con Ceballos, que era un prominente espécimen de crear situaciones de gol. Luego, fueron cayendo piezas ofensivas como Oyarzábal, el extraño posicionamiento de Rodri y un Cazorla, que no está tampoco para estos tristes finales.

BIEN, VALE, RAMOSNo voy a remendar el estupendo traje de la selección en esta Eurocopa, pero no se puede empatar con Noruega por cuestión de miedo. Una vez más, Kepa no parece el portero definitivo de la selección. Me hablarán de De Gea, pero en la Premier tienen claro quien es el mejor. El error de Kepa en el penalti está a la altura de los que nos han enfriado la moral como lo hizo el meta del United.

Pienso que esta selección no ilusiona como la de otros años. Esta en un cambio generacional muy extraño. Faltan delanteros decisivos o estrellas rutilantes como en tiempo pretéritos. No se puede presumir a estas alturas de Albiol  o de  un depauperado Busquets. Me dirán que Adrián es muy bueno. Pero jamás podrá ser una nueva estrella del fútbol español. Así que Ramos, todavía con sus 168 partidos fue el reclamo para un chasco semejante en Oslo. Donde Oddeggard pone una vez más en ridículo a Zidane, con sus extrañas elecciones de jugadores fundamentales. Al final, el record se quedó como una frase de Usain Bolt: “yo no diría que soy un fenómeno, pero si un gran atleta”.

7
0

Consigue notificaciones en tiempo real de las últimas publicaciones. ¡Suscríbete!

También podría interesarte

Los comentarios están cerrados.