EL BURLADO SEVILLA

BARCELONA 6 1 SEVILLA

EL BURLADO SEVILLAEl Barcelona jugó con el Sevilla al “pim-pam-pum”. Un bochorno sevillista cuando con el penalti de Banega tuvo al equipo azulgrana justo al borde del abismo. Pero ese extraño jugador argentino hizo el ridículo con su lanzamiento penal. A partir de ahí, el Sevilla fue un guiñapo, incluso cuando jugaba mejor, incluso cuando llegaba con sorprendente facilidad, a un sistema de Valverde, que me parece un colador de madera.

Todo empezó con el Var, el jugador número doce del Barcelona. Cualquiera que haya jugado al fútbol, poco o mucho, sabe que al tratar de disparar Messi, todo lo que hizo fue pegarle una patada a un contrario. Por mucho que lo repitan, como los árbitros en contadas ocasiones, comprenden el juego, siempre pitarán a favor de Messi.

Luego, hay la estúpida generalización en el fútbol mundial de que gran parte de los equipos jueguen con el portero suplente en partidos de copa o similares. ¿Por qué?. Jamás lo entenderé . Si bien Soriano le hizo una gran parada a Messi, su actuación fue una “charlotada” en una plaza de toros. Se tragó todos los goles importantes de manera ridícula.

¿Quien decía miedo?. El Sevilla nunca se creyó que podría pasar la eliminatoria. Ni por activa ni por pasiva. Sin Vázquez y Ben Yedder esa era la cuestión.Sólo aparecieron cuando el Sevilla ya estaba completamente perdido con cuatro cero, demostraba el miedo, como una dramática canción de Machín.

EL BURLADO SEVILLANi con un Messi un tanto lento, sin coger la onda de otros partidos , el Sevilla pudo aprovecharse de un lento Arthur, un Busquets en horas bajas y hasta un inoperante fuera de zona de Jordi Alba. Sólo se redimió final, cuando el Sevilla era un náufrago que se había dejado irse a pique por su propio suicidio.

Me pueden decir los sevillanos que no tuvieron suerte. Aunque eso es como echarle la culpa al tonto de turno. De hecho, a pesar de un desastroso sistema de Valverde, con el equipo sumamente partido en al menos setenta y cinco minutos de juego, sin ningún rigor estratégico, los únicos que querían el K.O. era los barcelonistas. Por interés, tozudez y pillería ante los errores de Machín.

Bueno, el Barcelona ganará su quinta Copa consecutiva, a menos que el Madrid haga cualquier esfuerzo rabioso. Será una oportunidad más para Valverde de demostrarle a la caótica planificación del Barça, en su “abadidalismo” más pueril, que si se quiere la Copa, la Champions estará más lejos. Bueno, es una manera de justificación.

Un Sevilla que se decía ser estratosférico se ha convertido en un episodio burlesco más de los hermanos Quintero. Hay una copla de El Lebrijano que canta: ”Lo que te da el Sevilla, no te lo quita nadie”.

6
1

Consigue notificaciones en tiempo real de las últimas publicaciones. ¡Suscríbete!

También podría interesarte

Los comentarios están cerrados.