El Real Madrid es el mejor equipo del mundo. Creo que con este año que se va inicia un era que se antoja impresionante. Con dos jugadores como Herr Toni Kroos y Sir Gareth Bale puede convertirse en un equipo histórico. Como el de Di Stéfano, como el del Milan de Sacchi, como el Barcelona de Guardiola. Maravilloso equipo.

Y siempre diré que pese a Ancelotti, que ni siquiera es un buen alumno de Sacchi en el fútbol del Milan. Ante un pésimo ‘sparring’ como el San Lorenzo del Almagro, no supo manejar el partido tácticamente a su antojo. Ante un rival lamentable, guarro como el San Lorenzo, siguió empeñado en Isco y James como centrocampistas. Se los va a cargar muscularmente, como ya ha ocurrido con Marcelo. Jamás esas dos mediapuntas engendrarán juego positivo. No saben jugar en esas demarcaciones. Ancelotti lo sabe, pero juega a favor de los críticos.

Ignoro como este San Lorenzo de Almagro, que no pasa de se ser un ‘segunda B’ en nuestro país, es decir, un tercera división, ha llegado a este esperpento llamado Mundialito. El equipo del Papa es un guarro. Un conjunto ruin y despreciable en el fútbol. Con esa marca de Caín del fútbol argentino que se ha quedado en el culo del mundo. Ese fútbol colérico, falso, que ya no se lleva. Afortunadamente, con el fútbol físico actual, ha pasado a mejor vida. Llanamente. Pero ahí vemos a trompos gordos, inútiles, en los ‘cuervos’ dando patadas a diestro sin sentido, como pollos sin cabeza.

Mundialito ya es un título peyorativo, ajustado por la FIFA para ingresar millones entre sus dirigentes corruptos. Según Forbes, la FIFA está a punto de ingresar en este 2014 nada menos que casi 5.000 millones de euros.

Me decía Bryan Ferry que el Hotel La Mamounia en Marrakech era el paraíso terrenal. Hasta Paul McCartney escribió en su álbum Band on the Run un tema sobre la Mamounia. Pues  bien, ahí es donde se han pegado más de una semana en  sus respectivas ‘suites’ estos seres corruptos de la FIFA, limpiándose el culo con los papeles del abogado García que les imputaba a todos, incluido a Villar como responsables por corrupción en allanar las elecciones de los próximos mundiales de Rusia y Qatar. Por si les sirve de algo, hasta la hija de Putin celebró la boda en La Mamounia.

El Madrid, efectivamente, por diferencia técnica, fue el Marrakesh Express de Crosby, Stills and Nash. Pero una vez más Ronaldo jugó una final lamentable, con el apoyo mediocre de su acólito Benzema. Si Bale hubiera jugado como la pareja, en estos momentos le meteríamos en la cárcel, pero es Bale, el galés buena persona, que cuando se produce una retransmisión imparcial es al que más enfocan. Bale ya llegó siendo mejor jugador que Ronaldo. Ahora la ventaja es muy superior, pero aquí es el país de los papanatas. Y es Cristiano, el de los récords, con quien todos tienen que jugar para él.

El ridículo y lamentable comentarista del canal de Berlusconi, que se cree que está radiando un partido, como compañero de la esposa, resumió esta cita del Mundialito como la gran victoria de Casillas, que iba a levantar un trofeo que le faltaba. Sí, el de la Mamounia, el del equipo guarro del Papa.

0
0

About the Author

Por Julián Ruiz en Dic 20, 2014

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario