Por repitición, por insistencia, me cuesta reconocer una vez más que me he aburrido como un chino con este Real Madrid sin tensión, sin exuberancia, plano, muy plano. Y lo peor: ante un equipo catalán que salió vencido de antemano. Pero si el 'tándem' del 'milagro' de la imbatibilidad les pone a Nacho, Illara, Isco y Jesé es darle todas las ventajas al rival, porque lo equipares con un equipo con jugadores de su nivel, estrellas de cantera, pero más apagados que una cerilla. 

Pongamos por caso a Jesé, el 'crack' del Castilla. Es un jugador que no es ni soñando mejor que Soldado o Negredo. Y los dos se tuvieron que ir. Jesé sólo se mantiene por la promoción Toril, en un intento de ser el 'golpista' de Mourinho, pero que va a dejar por su estrategia al Castilla en Tercera. Bueno, Segunda B, que es lo mismo.

Isco controla el balón ante Jhon Córdoba. (Foto: Afp)

Por no hablar del de los 50 millones, el increíble Illara. Y acabando por el  Isco-Asco. Es un delito sibilino, asqueroso del 'tándem' cómo le roban minutos a Morata para que ni se le ocurra despuntar y pueda poner en entredicho a uno de los 'pocos' intocables, el pusilánime Benzema. Encima inventándole al pobre Isco un puesto que ni juega ni le gusta. El puesto de  delantero centro falso. ¿Como Messi? Vaya cara tienen. 

Hasta el árbitro nos privó de un final con suspense por la injusta expulsión de Victor Sánchez. Claro que al final, el ínclito Casillas, metido debajo de su portería, le dio opción al Espanyol para poder empatar y vaya usted a saber qué hubiera pasado, porque el lance se había convertido en un partido entre chiquillos, donde Xabi Alonso demostraba que no tiene ni ritmo ni juego de competición. Además, con un Ronaldo todavía de vacaciones.

Pero el Espanyol de Cataluña no tiene mucha dinamita, salvo el estilo de Sergio. Por cierto, un Espanyol de Cataluña que pudiera ser el gran rival de esa Lliga de Catalunya que se ve en lontananza, sin remisión. Aunque visto de esta manera ignoro qué hará el Barcelona cuando defraude a su propia hacienda catalana y no pueda echarle la culpa al Real Madrid o a España, que les roba.

Es patético el delirio barcelonista. Toman un probable delito y lo convierten en un asunto político. Pero por supuesto, al Madrid, como hemos dicho en muchas ocasiones, no le defiende nadie. Con un Florentino Pérez que parece tenerle miedo a todo, absolutamente a todo, porque le atacan por todos lados, hasta por el flanco de Bale. Para que el caso se pueda equiparar al alucinante caso Neymar.

0
0
No hay etiquetas en este post.

About the Author

Por Julián Ruiz en Ene 28, 2014

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario