EL FATUO LUIS ENRIQUE

Anuncios

ESPAÑA 2 3 INGLATERRA

EL FATUO LUIS ENRIQUE

La prepotencia de Luis Enrique alcanzó el mayor fracaso de la selección española en años. No había perdido en veintisiete partidos. Pues, bien, el soberbio e insoportable Luis Enrique ha logrado un nuevo récord. Sus graves errores en la noche más oscura en la ciudad del sol, en Heliopolis, dejaron que los tres leones ingleses se comieran a la estulticia del seleccionador en tan sólo cuarenta minutos, con un repaso táctico de Southgate, que ni necesitó su chaleco como amuleto.

En primer lugar, la arrogancia de intervenir a la selección con un suicidio posicional en retaguardia, excesivamente adelantada y despreciando a los tres mejores jugadores ingleses. Es decir, Sterling, Rushford y Kane, que dejaron a Nacho y Ramos en excesivas vergüenzas, lo que aclara el interés de los “sabios” del Madrid en encontrar centrales para un famélico equipo del otro seleccionador, el del “quo vadis” Lopetegui.

Por si fuera poco, la altivez de Luis Enrique nos compromete con un Jonny o como se escriba -vaya nombre- que el pobre sólo había hechos bosquejos como lateral, pero izquierdo en los Wolves. Y lo peor en en ataque. Desprecia el momento mágico de Alcázer y no se acuerda de la altura de Morata, ante esas torres inglesas, para creer en un Rodrigo, que ni me gusta ni estará nunca emparentado con el gol.
El resto es que Asensio está en baja forma supina y que Marcos Alonso no es un lateral al uso, demasiado tiempo lleva como carrilero en una defensa de cinco. ¿Donde está Jordi Alba?.

EL FATUO LUIS ENRIQUE

Era imposible así ganarle a un equipo muy inferior, de corta mentalidad o inteligencia futbolística en todas las posiciones, menos en los tres leones “killers” de arriba, que vaya si salieron de caza.

Lucho por aquí, Lucho por allá. Parecía que impresentables del nuevo seleccionador creían que había encontrado al “técnico de su vida”. Nada más lejos. El engreimiento de Luis Enrique sólo puede dar disgustos al fútbol español. Estoy convencido de ello. Lucho presume de jactancia, de infantil pedantería. Sus ínfulas han quedado en patética catástrofe. Ha hecho bueno hasta Lopetegui. Y por no hablar de los “tontinis”, a los que oído decir que el partido era el más fácil de España en la historia de los lances con Inglaterra. Son visionarios del fútbol. Como se demuestra cada día.

No me han gustado los silbidos al “God save the Queen” de esta noche en el Heliópolis. Ni Brexit ni puñetas. Es tan denunciable como los pitos y abucheos a nuestro himno, por parte de los independientes, a los que da vuelos el Doctor No, aunque sus pelotillas comparan los abucheos de los ciudadanos con ataques vergonzosos a la libertad de expresión. La tierra bética tiene una frase senequista que culmina la impertinencia de Lucho: “La esclavitud más denigrante es la de ser esclavo de uno mismo”

11
3

POSTS RELACIONADOS

Los comentarios están cerrados.