EL INCENDIO SEVILLANO

REAL MADRID 2 1 SEVILLA
También te puede interesar

EL INCENDIO  SEVILLANOLos dos momentos decisivos del partido fueron los goles del Sevilla. Uno anulado y otro, no. Pienso que el primer no subió al marcador, porque era una pantalla falsa y castigable sevillista de Gudelj y el segundo tampoco debió subir al marcador, porque el manotazo de Munir hizo posible la excelente acción del imprevisible De Jong.
Claro que esas dos jugadas no deben empañar el partido serio, coherente de un Sevilla , que no mereció perder , ni siquiera con Casimiro vestido de goleador invisible. El Madrid mejoró en el segundo período , pero el equipo de Lopetegui fue bastante mejor y más identificable que un Madrid, que se arrastraba en el típico desfile de tortugas, tan propio en la era Zidane. El Madrid jugaba a la velocidad de galápago y el Sevilla era un tormento de pasión y ambición en el encuentro.
En el segundo período , el Sevilla pecó de ‘sobreestima” , en parte retratado por el esfuerzo máximo físico que había realizado en el primer período. El equipo de Zidane naufragaba con una delantera de equipo de serie B. Hasta que apareció el goleador invisible que menos se podía pensar y que surgiría de la niebla blanca. El inescrutable Casemiro.

EL INCENDIO  SEVILLANO
Si que el taconazo de Jovic fue importante, pero su partido fue una vez más esperpéntico. Por no hablar de Lucas Vazquez, un jugador que nunca debería jugar en el Madrid, porque no tiene calidad ni se le espera , como demostró en la última jugada del Sevilla que En- Nesyri desperdició com un pichón desplumado por la posibilidad de una fiesta andaluza.
Fue Casimiro ese “media punta” goleador que tanto busca Zidane, el jugador que es el “alter ego” del francés y que estuvo sublime , en dedicar el espacio de atrás adelante, como un perfecto asesino del área. Ningún delantero blanco de los que jugaban poseía el toque sutil que demostró el brasileño en el primer tanto.
Una vez más , Zidane tuvo suerte, a pesar del perfecto galimatías que había formado con otro sistema de juego improvisado, terco en que su equipo deje el balance a cero. Pero lo aclaman como ún ídolo del pop, cuando todo lo que ha hecho es que su equipo gane el último torneo en importancia del fútbol español y además, en unas condiciones miserables, con prórroga, “crimen” de Valverde y de penaltis.
La melancólica falta de títulos en el Madrid , convierten un pequeño éxito en la beatificación de un Zidane que se sostiene pírricamente , porque siempre le salva el cuello alguno de sus jugadores peculiares. Esta vez, apareció Casemiro, el “nuevo asesino del área” , cuando en realidad su papel se fundamenta era prohibir el paso a jugadores rivales. El juego está repleto de victorias del jugador que está más callado y escondido en el bosque de piernas del fútbol.

5
3

También podría interesarte

Los comentarios están cerrados.