EL LINCHAMIENTO AL REAL MADRID

Anuncios

El hedor apesta, se huele a quinientos metros de acercarte al Bernabéu. Es tal el estado de putrefacción actual que ni  con goles ni hasta con buen juego, como ambientadores, se despeja es tremendo olor a cianuro,  a azufre. El Bernabéu es un infierno ya no sólo para Rafael Benítez y Florentino Pérez, que están condenados, sino para Ronaldo, para Bale para cualquier jugador, que esté representado por el cinismo o mercenazgo de Pérez.

El Barcelona mete cuatro goles al Getafe y todo se convierte en  un maravilloso tributo al fútbol, a la espectacularidad del famoso tridente, que para mí son 'los tres sudamericanos'. Todo lo contrario de la exhibición de  Bezema, Bale y Cristiano, que marcan cuatro goles en cuarenta minutos …. y no huele bien. Desde luego no como los del Barça. El termino de BBC, que no me gusta absolutamente nada, ya que es una gilipollez, como tantas de los piperos, se ha convertido en una fórmula también, claro, podrida.

El Barcelona, en cambio, vive en un Arcadia feliz, en paraíso terrenal. Un Barcelona que tiene a sus presidentes imputados por graves delitos. Al anterior y al presente. Que tiene otros dos jugadores como Messi y Mascherano con delitos fiscales, incluso admitidos por eso culpables. Sin embargo, el Barcelona  es el espejo a seguir. Al Madrid se le ocurre poner a un ruso en una alineación y se convierte en el club más criminal y asqueroso que se conozca. Es algo más que incita al cinismo.

Por eso digo que no se puede ni respirar en Chamartín. Está podrido el Bernabéu. 'La Prisa' por acabar con el imperio Florentino está latente en cada carrera de Ronaldo. Sólo porque el presidente  se ha dejado manejar por una guardia pretoriana absolutamente inútil.

Luego me dicen que defiendo a Bale y que no me extraña en absoluto que Manchester esté más cerca de su cabeza. Pero ya me dirán. Tres años después, a Bale le vuelven a castigar por el lado derecho, mientras que al mediocre James, bastante peor cuando está tan lejos del área, le dejan que haga lo que quiera .Aunque lo que hizo el colombiano es de vergüenza ajena, porque conté hasta veintitrés pases errados, ni una sala acción ganadora y un esperpento físico que se paseó desde el minuto treinta y cinco de partido. Pero es el ídolo del populismo. Claro. Por supuesto. Lucas Vázquez es un gran descubrimiento de Benítez como lateral. Pero como es de Benítez se convierte en un cambio sospechoso.

Así que en el  Bernabéu, los únicos que no sufren son los 'ultras', los "piperos" y el 75% de los periodistas que quieren acabar como sea este régimen. 

Esta mañana , por fín, a través de la Casa del libro he encontrado el bodrio de Francisco Rubio Sanchez, el juez único, plenipotenciario y catedrático de derecho laboral (?). El mamotreto se llama 'El contrato de Trabajo de los Deportistas Prosesionales', con 420 páginas (?) y publicado  hace trece años. El libro no tiene parangón. Se lo prometo. Hay incluso un catálogo de régimen interno de los clubs, que no tienen desperdicio y que reniegan de su sentencia contra al Madrid y al ruso Cheryshev, a los que ha tratado poco menos que de delincuentes comunes. Su veredicto de la eliminación del Madrid ha sido el hazmereir de más de media docena de jueces y juristas con los que he hablado.  Nadie entiende como un abogado laborista se presente como un rabioso penalista y con una esclarecedora ira y fobia por el club blanco.  Pero esto sólo pasa en la Casa de la Troya, en la de Villar, donde se paga mucho la pandereta, a ritmo de Juan Espino y la Junta de Extremadura de Vara, de hace años.

Para algunos juristas,  Francisco Rubio es el típico abogado que se transfigura  en el típico juez promiscuo, que conoce de todo tipo de asunto. Pero su sentencia es un simple linchamiento al Real Madrid por lo que representa. El problema es que Florentino Pérez jamás quiso enfrentarse al grave problema que siempre ha tenido con esa dictadura llamada Federación.  La guerra entre Federación y Real Madrid acaba de empezar. Lo peor es que la Copa corre peligro de volver a ser el torneo de la patata o de la galleta. ¿El Carranza, tal vez? Es algo más que onírico. Es perverso. 

0
0

POSTS RELACIONADOS