Exactamente, jamás entendí que el Liverpool tomara la canción de una comedia musical, You never walk alone, como himno. Bueno, la única razón es que uno de los grupos del “mersey beat”, el sonido de Liverpool, donde estaban los Beatles. Gerry and the Pacemakers metieron en las listas de éxito una versión de este tema que está en el musical de los años 40, titulado “Carrusel” de los grandes Rodgers -el mismo nombre del manager del Liverpool- y Hammerstein. Pero es una canción para que la cante una mujer, no un coro. Y mi versión favorita es la de Doris Day, aunque hasta los Pink Floyd jugaron con el tema en “Fearless” de su álbum “Meddle”.

He dado este largo recorrido porque hay gente en nuestro país que se cree que es el himno oficial del Liverpool escrito específicamente para el equipo. Como el simulacro de aria que canta Plácido Domingo la canción de “Carrusel”, ante el Madrid, fue una especie de vergüenza local porque el Madrid era el que caminaba sólo y a sus anchas, sin oposición durante casi todo el lance. El Madrid se zampó al Liverpool de manera fácil, aseada, casi impresionante, gracias al primer tanto de Ronaldo.

Francamente, es el peor Liverpool que he visto en muchos años. Desde que Benítez dejó al club. Y, en la actualidad,  no es que el Liverpool camine solo sino es que además se ha convertido en un equipo vulgar de la Premier.

Mis “fans” dirán qué manera más burda y nihilista he utilizado para cargarme el buen partido del Madrid. Pero es que cuando un equipo gana con esa facilidad, normalmente, no es que el equipo ganador sea el Manchester United de Matt Busby, sino que realmente el “sparring” humillado ha jugado terriblemente mal. Sin Sturridge, sin el canibal Luis Suarez, el Liverpool de Lallana y Balotelli es un engendro que no habla bien de Brendan Rodgers, que encima ha sentenciado a Gerrard atrás y le ha quitado de lo que más presumía: sus llegadas terroríficas. Este Liverpool no es mi Liverpool de los Beatles. Y juro que conozco muy bien su historia. Soy un loco por lo Beatles, aunque sólo a John Lennon le gustara el fútbol.

Se equivocan los que piensan que con James e Isco el Madrid se ha convertido en un equipo de jugones. Por favor. Tanto Isco como James son máquinas de perder balones. Jugadores lentos, pausados, que como el Barcelona juegue con velocidad de crucero los sobrepasará como un dragaminas. Lo digo ahora, cuando todos los babosos chorrean por Isco, un jugador sin recorrido, de losetas, como decía Luis Aragonés de Lapetra. Y eso es hablar de fútbol,aunque también lo nieguen.

Sólo el tanteo enmascara el júbilo del Real Madrid de Ancelotti. Desgraciadamente para el Madrid de Ronaldo, el Liverpool sí que cantó solo su himno. Además, muy desafinado.

0
0

About the Author

Por Julián Ruiz en Oct 22, 2014

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario