EL MADRID GANA, HAGA LO QUE HAGA ZIDANE

REAL MADRID 1 0 ATLETICO DE MADRID

EL MADRID GANA, HAGA LO QUE HAGA ZIDANELa grave hemorragia del Atlético sentencia a “muerte técnica” al ínclito Simeone, camino del cadalso inapelable. A pesar de tener un cómplice magnífico, como el “iluminado, jamás predicó con un juego ofensivo solvente. Y eso que se empeñó en que el Madrid perdiera el partido, con un ridículo cinco-cuentismo . Pero el Madrid hace tiempo que gana, a pesar de .

El desquiciado Simeone vivió con consternación la fatalidad de no ganarle al Madrid en el primer tiempo, a pesar de tenerlo tumbado en la lona, como en la lucha libre. Y, luego, cometió el más grave error que le he visto en muchos años. Se desembarazó de Morata, que había sido su mejor delantero, para introducir a Lemar, el gran nudo gordiano de los sospechas y escandalosos fichajes de una Directiva en estado catatónico.

Y todo, porque al ver como se había quedado ridiculizado en el primer tiempo, mandó a Isco a freír puñetas, que es donde debía irse y a un Kroos, quizá cansado y tocado. Ese par de cambios afectó gravemente al condenado Simeone.

A Morata lo había liquidado, porque Lemar “iba a tapar las salidas” de Mendy, al no tener este por el lado izquierdo al estorbo de Isco. Pues, bien, a la primer jugada profunda, al petardo de Lemar se le escapó Mendy y su centro sirvió para que fusilara Benzema, que hasta ese momento había sido sólo un fantasma. De repente, tanto su equipo como el propio Simeone se quedaron anestesiados.

EL MADRID GANA, HAGA LO QUE HAGA ZIDANE

Simeone, con la mano en la barbilla, no sabía lo que hacer. El Atlético estuvo zombie durante quince minutos, como su entrenador. Luego, apareció Carrasco para suplir a Vitolo, como esta previsto . Más tarde, en un arranque de soberbia para señalar a su directiva, por no traerle un goleador, sacó al tal Camello, que tampoco iba a montar a sus lomos una jugada de gol.

En plena hemorragia de placer por los errores rojiblancos, el Madrid se limitó a pasar el tiempo, con Mendy en figura estelar y Valverde como el mejor “correcaminos”, aunque no decida. Un mediocre partido blanco había bastado ganarlo con lo errores de Simeone.

En el día anterior, en la el día del Brexit, hizo su ‘Balexit’ particular, apuñalándole en ese día tan especial y cuando ya sabía que no se podía ir a otro equipo. La venganza perfecta de Don Mendo.

Si me preguntan si fue un buen partido, yo diría que todo lo contrario y que sólo lo sustentó el pequeño suspense por el resultado. Una derrota que certifica la defunción definitiva de Simeone.

Si tuviera elegancia, el mismo se marcharía, para tratar de que el equipo encuentre un nuevo rumbo, con un futuro marcado por la eliminación de Copa, muy lejos de la cabeza y con el Liverpool como guillotina final. Pero por el dinero y muchas cosas más, Simeone seguirá como el “perro del hortelano”, en plena comedia bufa de Don Lope.

13
4

Consigue notificaciones en tiempo real de las últimas publicaciones. ¡Suscríbete!

También podría interesarte

Los comentarios están cerrados.