EL PEOR MADRID EN SEIS AñOS

Anuncios

Recorro con la memoria los tres años convulsos de Mourinho, incluso los dos de retortijones del 'signore' Ancelotti. No, no recuerdo un Real Madrid tan mediocre, defensivo, gris, sin imaginación, absolutamente mareado por la superioridad del PSG. Es un sarcasmo del fútbol que haya ganado con un gol de churro de Nacho, el que pasaba por allí, con dos disparos parisinos en los postes y un burreo futbolístico de 'chupa domine'. Una risa a costa de esa la serpiente, que más bien es lagarto, sin veneno, dada la desvergonzada ruindad táctica de Benítez. Un aspirante siempre a estrella con mentalidad de pequeño satélite de cualquier estrella. Amante de equipos pequeños.

Dije cuando llegaba que me parecía el mayor error del Madrid desde los tiempos del 'ingeniero' Pellegrini. Luego le he defendido hasta donde he podido. Ya no puedo defenderle más. Es absurdo. Es un pobre técnico que se defiende con su máscara ruin posicional. Tácticas robóticas que convierten a sus jugadores en pequeños drones sin imaginación, siempre  a la deriva, incluso contando con futbolistas como Kroos, a quien ha destrozado virginal y posicionalmente o a Modric, a quien ha convertido en el chico de los recados Su estrella entre los dones resulta ser Casemiro, un jugador vulgar con disciplina. Se entiende que es su prolongación liliputiense en el terreno de juego, una pequeña luz para equilibrar. No es una estrella para manejarlo con mando a distancia, se maneja solo.

Ibrahimovic y Cavani, en una ocasión del PSG en el Bernabéu. (Foto: Afp)

Un Madrid a la deriva, que me causó una paupérrima impresión como si fuera el Granada jugando contra el Barcelona. El Madrid no jugó a nada. Ni siquiera creó una ocasión de gol. Puede aducir del robótico Benítez que aun así ganó el partido y que sigue invicto. Pero es una verdad mentirosa, que no se sostiene, porque el resultado debió acabar con un 1-4 o un 1-5.

A pesar de tener a Ibra absolutamente acabado, tanto o más que nuestro divino Narciso Ronaldo, que continúa engañándose a sí mismo. Y luego, claro, con compañeros como el desastroso Isco, lento, parsimonioso, estrella para el Málaga, y Jesé, alimentado por los colegas de su representante, el Madrid parecía un pobre equipo, como la mentalidad de Benítez en el Manzanares, ante un gigante. Con Ronaldo, Isco y Jesé es imposible hacerle un gol a un buen equipo. A la Unión Deportiva sí, pero al PSG actual es como hacerle cosquillas a un monstruo.

La afición no podrá aguantar más partidos como este. No lo va a soportar. El test final será el día del Barcelona. El Madrid no es el Liverpool en decadencia, el Nápoles, equipos con la conciencia maquiavélica de Benítez, de que lo importante es ganar. Ya quiso Benítez jugar entre la estrellas y fue un desastre con el Chelsea y con el Inter.        

Lo peor para Benítez es que a este Real Madrid de drones sólo le faltaba Benzema y 'algo' de James, porque Bale no cuenta, ya que es peor que Jesé, como sentencian los amigos 'piperos'. Además, Bale jamás volverá a jugar en el Madrid. Su destino está en las islas. Ya hablamos de Manchester y demás. Es absurdo tratar de triunfar entre amigos de representantes que sólo tratan de ridiculizarte. 

Lo increíble es que este país no reconozca jamás el talento. Uno de los 'gurús' me decía que el amo del Mónaco está loco si quiere a Mourinho, pagando 50 millones. A la vista de este paupérrimo Madrid, le contesté que aún me parecía barato ese precio.

0
0

POSTS RELACIONADOS