Tras el ridículo de Brasil en el Mundial, en su casa, con todo a favor, incluso los árbitros, esta nueva derrota ante Colombia representa el ocaso de una selección inmortal, invencible. Este Brasil 2015 es el peor Brasil de la historia. Un equipo pálido, sin personalidad, sin gol, comandado con una especie de grotesco futbolista llamado Neymar, que es un maestro del teatro del absurdo del fútbol.

Colombia sólo tuvo el espartano sentimiento del esfuerzo táctico. Un partido en que Pekerman, un estudioso de Brasil, supo como técnico morderle tácticamente al Brasil impávido de Dunga. Una selección  que no tiene juego ofensivo ni defensivo. Que Roberto Firmino sea un revulsivo en la ‘canarinha’ es como un chiste malo.

Me decía un amigo brasileño que Brasil está prácticamente eliminada. No sobrevivirá a Venezuela, que ya le dio un repaso táctico y técnico a Colombia en el primer choque. Además, Brasil se quedará probablemente si Neymar, que fue el protagonista de un bochornoso incidente con Bacca en el pitido final, como si demostrase su inocuo sentido futbolístico.

No quiero poner el foco en Neymar. Pero ya saben lo que pienso. Es uno de los últimos Globetrotters del fútbol brasileño, que sólo juega para la galería. Y sigo insistiendo, Robinho será finalmente una estrella si se le compara a la mínúsculo cerebro futbolístico de Neymar. Si este es el sucesor de Messi, el fútbol está desgraciado en su futuro. Además, es un provocador, uno de los jugadores que juegan con ira y colera. Los peores sentimientos del futbol. Neymar se ha cargado aún más a Brasil.

No se sabe exactamente lo que ocurrió en el conflicto entre Bacca y Neymar, pero estoy seguro de que fue otro de los despropósitos del brasileño,  que ha demostrado que no sabe ni ganar, como demostró en la final de Copa con el Athletic ni sabe tampoco, mucho menos, perder. Es el espejo de la decadencia, del fracaso de Brasil. Lo que no entiendo es como hay estúpidos que todavía lo encumbran como si fuera Garrincha, Pelé o Vavá. Se nota que jamás vieron a los originales fenómenos del futbol brasileño.

Pekerman hizo un nido de telas de araña a Brasil para poder superarla con  trotes sencillos Pero el técnico o lo que sea,  quita mucha personalidad a todos los jugadores colombianos. No funciona el tándem de ataque Bacca-Falcao y a James le exige recorrer excesivos kilómetros para nada. Jugaría mejor más cerca del área. El triste, áspero y aburrido lance lo decidió un gol de Murillo, que es el que pasaba por ahí. Suficiente para un triste Mini Brasil.

0
0

About the Author

Por Julián Ruiz en Jun 18, 2015

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario