EL VUDú DE MARADONA A MESSI

Anuncios

Messi es un fenómeno. El mejor jugador de fútbol de todos los tiempos. No hay duda de ello y si alguien dice lo contrario es un ignorante. Pero alguna maldición, algún veneno o mandato criminal recibe bajo la maldición de Maradona para que sea imposible que gane un título con su selección. Nunca fue para Argentina mas fácil ganar a Chile, cuando Marcelo Díaz fue expulsado por doble amonestación. Se había hinchado a morder o tratar de parar por lo civil o criminal al gran Messi, que siempre quería arrancar y lograr el gol imposible con el sello de su talento.

Pero amigo, el hipotecado Marcos Rojo, del que no tengo duda de su escaso margen futbolístico, cometió el más grave error sobre Alexis, que siempre disfrutó de su velocidad, pero de poco acierto de cara al gol. Chile encontró el caminos de adoquines amarillos para el éxito del mago de Oz. Ha sido un enorme éxito de Juan Antonio Pizzi, cuando no era precisamente el seleccionador que pretendían desde un primer momento los chilenos. Pero su Copa de América en los Estados Unidos ha sido bendecida por los dioses, por su prudencia, voluntad y acierto. Sobre todo, en la final.

Leo Messi se lamenta tras caer ante Chile.

Chile no tenía que encajar un gol ante Argentina. Higuaín y su profecía del error fácil siempre marcará su trayectoria. Y así fue con prórroga incluida. Cuando nada más empezó la tanda de penaltis, a la primera, falló Messi. Se mascaba la tragedia, en la gran maldición del ’10’ con Argentina. El “manitú” de Maradona había vuelto a violentar extremadamente al gran Messi. En la punta del “iceberg” el ‘gato’ Silva, el ex-jugador de Osasuna nervioso, pero consumado titán acabó una vez más más con Messi y firmó su maldición. Lo increíble es que el MetLife de Nueva Jersey, un estadio de Bruce Springsteen, pareciera en realidad un verdadero estadio de fútbol.

Creo que esta edición de la Copa de América en terreno norteamericano ha abierto una enorme brecha de éxito del ‘soccer’,definitivamente, en la popularidad de un deporte que no tenía sentido para los “yankees” por culpa de algunos ceros a ceros. Viví el arranque del campeonato en Pasadena, porque por motivos de trabajo estaba en Los Ángeles y pude comprobar en el primer partido de la deshonrada Brasil, que en América, es decir, en los latinos Estados Unidos habían abierto los brazos a un deporte de masas al que le costaba tener protagonismo. Ahora ya es el abrazo de los latinos en América, en los Estados Unidos. Por mucho que Donald Trump los martirice o quiera borrarlos del mapa, el fútbol ha entrado en el mundo de los grandes deportes norteamericanos. Pero hasta Trump sabe de la maldición de Messi, un desastre para Argentina. Lo siento porque creo que Messi es el mejor del mundo, con diferencia abismal. Maradona le hace vudú, o alguien de su entorno. No hay que irse a Puerto Príncipe para creerlo. Hasta en Nueva Jersey se había aparecido la maldición. El Tata es maligno o un gafe.

0
0

POSTS RELACIONADOS