FIN A LA MEMORIA DEL ‘JOGO BONITO’

Anuncios

Que Brasil haya sido cuarta en este Mundial desliza la sensación de que este Mundial ha sido el peor en los últimos 30 años. Ha recibido diez goles en su propia casa, ante su propia torcida, ante la bendición de la FIFA y su Papa Blatter en los dos partidos clave. Es una tragedia jamás escrita. Como cuando Jorge Amado, su más insigne literato, escribió "Navegação de cabotagem", con el subtítulo de "apuntes para un libro de memorias que jamás escribiré".

FIN A LA MEMORIA DEL 'JOGO BONITO'

Los jugadores de Brasil, tras el 0-3 ante Holanda. | Efe

Es imposible que Brasil trate de escribir la historia de este Mundial, que es algo más que una tragedia para la nación, dado el pronunciamiento del fútbol. Y más todavía: Brasil ha dejado de ser una potencia futbolística. Se convierte, tristemente, en el final del jogo bonito. Y, sin el dinero de Nike, también se acaba el chollo para muchos directivos del fútbol brasileño, tan corrupto como el propio país.

Era patético ver desfilar a Blatter con Ángel Villar para promocionar a Fly Emirates y entregar las medallas del tercer puesto a Holanda, convidada de piedra de esta pequeña tragicomedia en Brasilia.

Es tan mala, despótica y torpe la FIFA que ni siquiera sabe vender bien un tercer puesto en un Mundial. Estamos hablando del tercer puesto del torneo más importante del deporte mundial. Hasta los del baloncesto, los del balonmano, venden mejor un tercer puesto. No puedo entender tampoco que quieran cargarse un partido que se llama de consolación. ¿De qué? ¿De no acabar en el último puesto? Por favor, no, no se trata de eso. La imagen de la FIFA se sumerge en la propia tragedia del fútbol brasileño.

Robben ha demostrado una resurrección en su fútbol. Creo que ha sido el jugador más peligroso de todo el Mundial. No puedo decir que el mejor, pero si el más peligroso. En cuanto a Van Gaal, aunque haya sido admitido en el seno de los técnicos maravillosos, incluso ha hecho peor puesto que hace cuatro años. Tiene como redención que apenas han aparecido una nueva generación de enormes jugadores en un país que está acostumbrado al nacimiento de grandes estrellas. Se han tenido que conformar con Van Persie, Sneijder y Robben. Y eso es muy poco, aunque para la selección española significara demasiado.

No entiendo la campaña que hace Argentina de cara a la final. Una politicón, con el dudoso comportamiento de Grondona con Rizzoli, que ha vuelto a imponerlo para Argentina. El tercer partido que les pita en este Mundial. ¿Qué es lo que está pasando? Sin duda, maniobras oscuras en la oscuridad. Yo de Alemania no me fiaría, aunque exista tanta diferencia técnica entre los dos finalistas.

0
0

POSTS RELACIONADOS

Los comentarios están cerrados.