Me da la sensación que el Marqués se encuentra en el túnel de la imaginación suspendida por el arresto de su final profesional. Sinceramente, no sabe lo que hacer, dónde ir, dónde encontrar la flauta mágica. El retrato de Doran Grey de Luis Aragonés se lo han robado. Ni siquiera sabe los colores del fútbol.

Ya no tiene pequeñitos. Se han ido, se han marchitado, se han marchado del gran Circo de España. Probó con Mata, que era el que menos le gustaba, pero Mata, sin Iniesta, sin Xavi, sin Silva sin ni siquiera Pedro es como Van Gaal en el Manchester, perdido para el león de la Premier.

El relevo de Thiago, de Isco, de los otros pequeños es paupérrimo, insignificante. Ni siquiera tiene a la retaguardia bien definida. Ni con Alba, en horas bajas, con Azpilicueta que es derecho y no zurdo y con Juanfran cansado por el exceso de partidos.

Ante una Italia que por jugadores parece la peor Italia desde los tiempos antediluvianos, España mereció perder descaradamente. Con jugadores como Insigne, que es la estrella de una Italia que se aleja del risorgimento, sólo De Gea dio la talla de una “estrella” excelsa. ¿Va a seguir prevaricando el Marqués con la continuidad de Casillas en la portería? Con el meta del vino de Porto, la selección hubiera perdido irremediablemente.

Menos mal que todo se reducía a una escaramuza, a un partido amistoso donde Conte parecía que era el único que quería ganar el partido. La sensación del gol de Adúriz, con Morata en fuera de juego, inutilizado posicionalmente por Del Bosque y su absurdo y desagradable planteamiento, nos deja una España en el camino de la propia decadencia de Del Bosque tras años de vino y rosas. La selección parece un equipo desteñido, sin personalidad ni estilo, marcado por la decadencia de un Marqués que debió dimitir tras el fracaso de Brasil. El futuro que nos espera es como el proceso de la investidura en la Cortes. El gran lío acaba de empezar en la selección. ¿A quién llevar, a quién poner, quiénes son los buenos, los malos? El caos del marquesado.

En este día de luto para el fútbol , imploro al gran Johan Cruyff, que se murió el mismo día que Jesús y que rece por España y por el Marqués. Al menos, Jesús resucitó.

0
0

About the Author

Por Julián Ruiz en Mar 24, 2016

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario