LA EXTRAñA ITALIA DE CONTE

Anuncios

Hay que preguntar. Es la primera de todas las cuestiones. ¿Qué posibilidades tiene España ante Italia? Pues no lo sé. Ha sido el peor partido para poder calibrar el verdadero valor italiano. No se jugaban nada. Sólo se ha expuesto con bastantes suplentes y no se ha parecido ni en la sombra a lo que vimos contra Bélgica, por ejemplo. Es como si ‘Marco’ Antonio Conte hubiera lanzado una cortina de humo, como los barcos de guerra en Anzio. No lo sé. No sé si Italia es un chollo o es un embolado o es el enemigo número uno de esta larga y triste Eurocopa, donde se ha demostrado que con 24 equipos es un rollo demasiado largo, demasiado fútbol trasnochado.

La extraña selección que ha conformado Conte, el nuevo Mourinho en el barrio de Chelsea, no incita precisamente al piropo futbolístico. No me gusta nada un equipo a base de tres centrales, dos defensas semidefensivos y casi cuatro centrocampistas. Y menos que todo esté manejado por un jugador como Motta, violento, viejo y poco ofensivo.

Pero es lo que a Conte le funcionó en su Juventus y lo aplica con severidad en la selección. Es un técnico meticuloso, cartesiano, todo lo contrario de Del Bosque. Y ahí es donde llega el peligro de Italia. Sin renunciar a sus tres centrales, seguro que Conte tratará de tejer una tela de araña en el centro del campo, como si los Silva, Iniesta, Cesc y compañía fueran moscas, para apresarlos y lanzar esos rayos de contragolpes violentos con jugadores eléctricos, como Insigne, que tiene el sentido de la medusa o el rapidísimo Inmobile.

No hay posibilidad de que Italia quiera dominar la posesión. muy al contrario, tratará de preparar emboscadas constantes a la España del ‘capitán’ Ramos, el peor capitán de todos los tiempos en una selección española, por su temperamento descentrado y sus estrambóticas subidas hacia los cielos.

Por calidad de jugadores, con otro seleccionador que no fuera Del Bosque, casi con cualquier técnico, España no tendría ningún problema ante una selección extraña, meticulosa, excesivamente calculadora o mefistofélica. No, no me gusta. Pero indudablemente, con el ‘status’ táctico español, se me antoja que la sección nacional es carne de cañón para el depredador y maquiavelo Conte.

0
0

POSTS RELACIONADOS