LA FINAL CóNICA

Anuncios

Chile es la favorita de esta decepcionante Copa sudamérica, que no de América, degradada por partidos aburridos, inmisericordes, obtusos, confusos y difusos. Pero el torneo estaba, naturalmente, planificado para esta final "cónica" entre chilenos y argentinos, "malos enemigos".

Al fín y al cabo, es una cuestión de lógica. Chile y Argentina, los países "cónicos", como son del cono sur, representan los países fríos de sudamérica. Si no los más ricos, desde luego, los más civilizados, con una mayor tradición democrática, con comillas, con respecto a todos los demás.

LA FINAL CóNICA

He empezado por decir que Chile es la favorita, pese a la embustera goleada argentina ante la excesiva depresión de Paraguay. Claro, juega en casa y siempre me ha parecido la selección más precisa y seria de todo el torneo. Argentina ha sido caprichosa, intermitente y con Messi en estado "espiritual". Es curioso como su cansancio en este campeonato, lo dibuja con compás y regla, con pases profundos, en diagonal o en perpendicular. Como un arquitecto perfecto en el fútbol. Aunque es el único que puede construir un hipotético triunfo de Argentina.

Desde un primer momento, al inicio del partido, Paraguay dio la impresión que andaba más fresca físicamente, más agresiva y peligrosa. Hasta que llegó la falta que lanzó Messi, el balón le cayó a Rojo, que está por allí y, a partir de ese momento, Paraguay dejó de ser Paraguay. Siempre a remolque, con demasiada taquicardia en su juego. Con enormes lagunas defensivas, que dinamitó Messi y, sobre todo, Pastore, con su decisiva participación en los dos primeros goles argentinos. Pero aún así recibió un precioso saco de goles, productor de su depresión tras el tercer tanto de Di María, en un contragolpe traicionero.  

Felicito al Tata, algún día tiene que ser, porque ha acertado con el puesto de lujo de Pastore, donde ni Ancelotti ni Leblanc lograron encontrarlo en el PSG. A pesar de los goles de Di María, Pastore fue el jugador mágico del lance. En algunas jugadas, me recuerda a la belleza de Kaká en sus mejores días milaneses. Tiene ese filo de junco, alto, ténico y elegante en los trances del juego. En cuanto al 'Kun' Agüero parece que se quedó en Mánchester, aunque el final dos cabezazos le han han justificado su estancia en Chile.  

Me fijé mucho en Otamendi por si al Madrid se le ocurre ficharlo por el caso Ramos. Francamente, parece un buen defensa, pero no tiene técica ni calidad para ser el central de los centrales. La prueba es que juega, justo al lado, todavía Demichelis. 

Veremos lo que ocurre en la final del peor torneo sudamericano en los últimos treinta años. Un amigo me decía que no era de extrañar, ya que los seleccionados de los cuatro semifinalistas eran técnicos argentinos, siempre dispuestos a llevar a los jugadores al diván del psiquiatra. Y la psiquiatría no conjuga con la alegría irreverente del fútbol.

0
0

POSTS RELACIONADOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los comentarios están cerrados.