LA GRAN ESPAÑA DE ASTURIAS

Anuncios
ESPAÑA 4 1 ISRAEL

Sinceramente, hace tiempo, mucho tiempo, meses, quizá muchos meses, que no había visto jugar a un equipo como en los quince primeros minutos de la selección española. Muchos conjuntos en el mundo, desde los tiempos de Brasil en Suecia, han buscado el paraíso terrenal con césped. Todos buscaban la llave de las onces puertas del paraíso del fútbol. España ya tiene la llave.

Es como si la selección de Lopetegui hubiera encontrado el Edén, el estado perfecto, donde jamás ningún dios pudiera expulsarle. Realiza un juego maravilloso. Rápido al mover el balón, con una técnica prodigiosa, casi todo al primer toque y con una imaginación que raya en el delirio. Se dice ensueño, cuando el enemigo Israel sólo contemplaba sombres chinescas de jugadores prodigiosos. El rival español parecía un equipo moribundo por la angustiosa presión que soportaban de los once gigantes rojos.

Y menos mal que los “gurús” decían que Israel siempre busca un buen trato del balón que, a veces juega, muy bien. No me dí cuenta o quizá los “gurús” mienten. Luego, el resto del partido fue un baile de salón, con una selección roja excesivamente confiada, hasta que De Gea hizo una gran parada y de nuevo, la selección se despertó de su sueño en el paraíso. Hay que advertir que jugar como jugaba España durante noventa minutos sería sólo para dioses perfectos de balón. Es casi imposible.


Hasta Israel, de balón parado, interrumpió el sueño carnal de la selección. Luego, más tarde, sólo a tirones, hizo jugadas prodigiosas. Con un Carvajal en un océano de felicidad. Silva, como un maestro de orquesta y con esa velocidad y tino de Vitolo, el mejor jugador canario, en mucho tiempo, aunque Jesé se empeñe en decir que él será el próximo “balón de oro”.

Creo que Lopetegui ha dado con el equipo titular para Rusia. Sólo quedan poco más de quince meses. No debe haber sorpresas. Thiago es el nuevo Xavi o se le parece. Diego Costa es el ariete que buscan muchos grandes. La defensa es coherente. Se protege bien y, luego, está De Gea, como uno de los mejores porteros del mundo. Sólo hay que esperar, exigir que a Lopetegui no le entre el placer de ser el “profesor chiflado”, con aquel infierno de sistema nada menos que en Wembley. El resto de su esquema actual, la manera de concienciar a sus genios rojos es francamente excelente. En algunos momentos, la selección, como conjunto, llegó y se bañó en el paraíso. Como aquel equipo del “espíritu Aragonés”.

4
1

POSTS RELACIONADOS