FC BARCELONA 0 0 JUVENTUS

El valor empírico de los azulgrana se resume así: “No hay Messi, no hay Barça”. Tan simple ecuación acusa con gravedad a su entrenador, a su directiva, por la mala alimentación de su plantilla y a un obtuso sentido nacionalista que quiere politizar incluso el que fuera enorme juego azulgrana.

Me puso un triste, el ridículo mosaico en el comienzo del lance con la palabras en “inglés”- toma surrealismo- de ”More than a club”. Con lo que dejaba traducida la respuesta final para más escarnio: ”Less than a club”. Lógico ante una soberbia estúpida.

Por no saber, el equipo del mediocre Luis Enrique no supo ni ganar el partido. Salió taquicárdico, con  los mismos impulsos o  de “coups de theatre” para tratar de intimidar al arbitro, como repetir la  interpretación que le salió tan bien ante el París St. Germain. pero creo que el arbitro holandés quizá había visto hasta en  una docena de ocasiones aquella noche en que ese produjo el milagro inducido ante el equipo de París.

No quiero ejercer de “matador”, pero fue lamentable el planteamiento de Luis Enrique. Un sistema híbrido, con la exposición de Alba por la izquierda, pero con una banda derecha coja, la predisposición a hacer un partido neurótico de histerismo. Los teatreros de Neymar, Busquets, el peligro Suárez y hasta Iniesta, se caían al  césped, como si les hubieran matado.

Desde hace más de una década no he visto a un Barcelona tan patético en Europa, tan devorado por su propia ira. Todos los pecados capitales reinaban en el pobre juego de Rakitic, de Iniesta incluso y el pésimo despliegue de Messi por el centro, donde siempre encontró el embudo de una prodigiosa zaga juventina.

Basta señalar que Buffon salió “virgen” del Camp Nou. No tuvo que hacer ni una sola parada. Todos los disparos azulgrana fueron mal dirigidos o obstruidos por el despliegue táctico y defensivo turinés.

Imprescindible es en esa Juve intocable la figura de Khedira, que el Madrid regaló porque unos cuantos “piperos” no les gustaba, porque no regateaba como el populista Isco. Khedira fue un gigante en el Camp Nou. No puedo decir lo mismo de la nueva estrella pre-fabricada por el “peronismo” futbolístico argentino. Dybala es tan patizambo como Isco, tiene un poco más de velocidad y me recuerda mucho en su fisonomía a Munitis. No me parece una estrella. Mientras que mi viejo “patata” Higuaín siegue siendo tan “patata” como siempre, ahora un poco más lento todavía. La Juve crece por su tono defensivo, por Khedira y ese increíble bólido que es Cuadrado, al que Mourinho despreció vulgarmente. Sólo le faltó gol, como a todo el partido.

La reacción final de Luis Enrique me pareció recriminable, como si su dimisión adelantada y esta derrota no fuera con él. Es un pobre técnico, que se cree un genio. Nunca sabrá administrar el éxito.. No sé que quien querrá contratarle en el futuro , tras haber destrozado al mejor equipo del mundo, en un par de campañas. Hasta Los Tres Sudamericanos son incapaces de cantar una sardana. Es un patético Barça que se juega otra final el domingo en Chamartín, entre los peores sueños de las “señeras”,  que era lo único que se agitaba y  se hacían ostensibles en el final de este partido.

9
3

About the Author

Por Julián Ruiz en Abr 19, 2017

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

Comentarios (1)

  • Ruben

    Patético barcelona. Y resulta que Florentino no sabia fichar y haber quien ahora tiene mejor plantilla. Un desastre.

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...