LA SUPERCOPA MARROQUÍ

Anuncios
SEVILLA12BARCELONA

LA SUPERCOPA MARROQUÍA velocidad de cangrejo, sin ni siquiera mucha presión, sin que apareciera Messi, tan sólo con la aparición del “santo” Ter Stegen el Barça es el nuevo rey de la copa en Marruecos. Si me dicen que una final de España podría llegarse a jugarse en Marruecos, francamente, me hubiera parecido que me estaban tomando el pelo. Pero, ¡que va!. Estamos en pleno delirio futbolístico, donde los disparates se producen en carrusel. Si el Barcelona fue campeón de Liga y de Copa, ¿qué Supercopa había que jugar?.

A un sólo partido, el equipo más pobre perdía mucho dinero. La locura de jugar en Tanger, en terreno de Paul Bowles, pero sin su “cielo protector”, porque casi se jugaba a medianoche. La enajenación de este nuevo dislatado presidente, el ex-jugador Luis Rubiales seguro que nos va a dar inmensos días de gloria y alucinaciones. Estuvo acompañado en el palco marroquí por los ministros “más deportivos” . Puro surrealismo, porque los dos, lo más redondo que han visto, es un balón de rugby.

Rubiales juega a favor del Barça, con su devoción por no perder los votos de la Federación catalana.Como el “sanchismo” con los votos independendistas. Pero, cuidado, peligro: la hegemonía y dictadura del Barça en los torneos españoles puede sufrir y descalabrarse con ese gran artilugio del VAR. Como siempre o casi siempre, lo habitual, a la primera, el árbitro había anulado el gol al Sevilla. El año pasado hubiera sido lo normal. Ahora, está el VAR. Probablemente, viviremos agudizado el víctimismo típico catalán y atacarán al VAR, porque es un “elemento enemigo” de la dictadura azulgrana en suelo ibérico .

LA SUPERCOPA MARROQUÍNunca me gustó Ernesto Valverde ni su enorme nariz deportiva, porque es un amo técnico que produce deprimente languidez en todos los equipos que pasan por este conductor que siempre dirige a ritmo andante, como apareció el Barça en Marruecos. Sólo el miedo del Sevilla, el arrugarse como una pasa malagueña, proporcionó lo de casi siempre. Falta que no aprovecha del todo Messi, pero aparece Piqué y como buen jugador de poker, se alía la suerte. El Sevilla jamás dio el paso adelante para ganar. Puede quejarse de mal fario, pero ante un poderoso no sirve para nada.

El Sevilla miedoso de Machín sólo veía “angelitos negros”, como cantaba el mismo Machín. Y eso que contaba la gran ventaja de que su ritmo de competición sevillista era muy superior. No supo manejar su superioridad física. Ni siquiera en los minutos finales.

Creo que a Dembelé ya no le van a traspasar, quien sea y al precio que sea. Se lesionó nada más llegar, se quebró y se hundió, pero resucitó en Tanger y, parcialmente, se olvida la depresión que había provocado Neymar. Pero no sé quien ficha últimamente en el Barcelona. Y no me digan que Abidal. Pero ni Arthur ni Lenglet valen lo que han pagado por ellos. Es una procesión de errores. Pero da igual. A ritmo de pavos reales, con todas las plumas, con un Messi y Luis Súarez fuera de forma, el Sevilla no tenía nada que hacer. Ni siquiera en Marruecos.

3
3

POSTS RELACIONADOS