LOS INVENCIBLES DE SEVILLA

Anuncios
SEVILLA FC 3 3 REAL MADRID

LOS INVENCIBLES DE SEVILLA

Como Hernán Cortés, Francisco Pizarro y, dede luego, El Cid, Zidane se ha convertido el Gran Capitán de los invencibles, otro personaje más que podría incluir Rojo Pinilla en su filibustero y gran libro español llamado “Cuando Eramos Invencibles”.

Si hubiese perdido el Madrid hubiera sido tan importante como un bledo. Por mucho que se empeñen los mandarines del fútbol, los partidos sin perder no sirven para mucho, porque los empates no sirven para nada. Jamás habría hecho herida por fallar un récord tan inconsistente. Pero lo que quiero recalcar es que el “invencible” Zidane, le definiría como el espíritu de su “flor” es un jardín en el Edén, en el Paraíso del fútbol. Lo ha conquistado. Como Colón, y su huevo.

Dos segundos faltaban para que el Madrid perdiera su flor. Y aparece Benzema, el que “nunca hace nada”, en la noche sevillana y clava el empate que cantaba como la canción de Michael Jackson. Zidane, definitivamente es el espíritu de la auténtica Armada Invencible, el que mataría todos los nacionalismos.

Pero me permitirán escribir que el Madrid de Zidane, tácticamente, es un desastre. Más que eso. Es un puñetero disparate. No le metió el Sevilla ocho goles, porque el jardín de Zidane le protege, pero es posicionalmente su equipo es un desbarajuste constante, incluso con autogoles a lo Spanic como el de Danilo. Un dislate continuo, sin centro de campo, pero capaz de que aparezca como sorpresa el majestuoso talento de Marco Asensio, con un gol a lo Bale. Le preguntaría a los mandarines si Isco o James podrían hacer un tanto así, con una carrera de setenta metros. ¡Que absurdo todo!. Para quienes los defienden.

LOS INVENCIBLES DE SEVILLA
Si que el desastre táctico ha sido provocado por ese “arrebato” sevillano de Sampaoli, que me temo que no es más un vende humos, más que una realidad futbolística. Ahí cuenta con Lillo, el “rey del “jugamos maravillosamente, pero perdimos como siempre”, porque el Sevilla también se convierte en ocasiones en un esperpento, aunque el profesor Mochi sea capaz como Houdini de sacarse fenómenos de la chistera. Por ejemplo, el montenegrino Jovetic. Un prodigio del tercer mundo futbolístico.

Mal gesto de Sergio Ramos, que sólo había metido un penal como hazaña, cuando el resto del partido había sido un desastre absoluto, con poca ayuda de Danilo y Marcelo y siempre salvado con el bote de remos de Nacho. Pero siempre aparece Casimiro, el increíble Casimiro, que como escribía Jeremías es el Dios omnipresente del fútbol. Zidane se cansó demasiado pronto de Mariano y, simplemente, Morata es un cero a la izquierda.

El golpe moral que recibió el Sevilla al final del lance, por la gracia divina de Benzema, le abre un escaparate de dudas, que probablemente le pase factura el próximo domingo. El Arrebato sevillista cantará “por eso vengo a verte, sevillista hasta la muerte”. Zidane es el mito que se cierra en su propia esencia de ser invulnerable. ¿Tendrá un talón de Aquiles?. Imposible de saber en estos momentos.

4
2

POSTS RELACIONADOS

Los comentarios están cerrados.