LUCHO YA TIENE UN TíTULO

Anuncios

Paseo triunfal del Barça. Una genialidad de Messi a los tres minutos mató definitivamente las aspiraciones del 'peligro amarillo'. Da igual que Luis Enrique sea un desastre táctico, que haya perdido todos los genes de un equipo increíble… Mientras esté Messi todo se reduce a un ejercicio para que el fenómeno se sienta a gusto y confortable.

El Barcelona es un conjunto cada día con menos mentalidad de asociación, que es lo que reclama el fútbol como primera comida para sobrevivir. Ahora se trata de que el Barça de Lucho sea más directo.

Y es verdad. Le da lo mismo que el Villarreal le deje en ridículo en la forma de jugar al fútbol. A veces el equipo de Marcelino parecía el mismísimo Barcelona de antaño, pero al final se queda como un futbolín de cinco delanteros. Les falta la chispa del fútbol. Un solo goleador. 

Neymar dispara en el área ante la oposición de Mario. (Foto: Afp)

Luego está el fastidio de que cada vez que el Barça da síntomas de debilidad aparece el "secretario particular" de Sanchez Arminio. Era cierto que la entrada de Pina era fuerte, pero esa misma y más grave la hizo minutos antes Piqué. Y que yo sepa no se fue a la calle, como merecía. Fernandez Borbalán es una vergüenza. Se cargó el partido, la eliminatoria y todo lo demás. Y por supuesto, la 'pernada' para el gran equipo del ínclito Lucho, con la ley del mínimo esfuerzo. Algún día sabremos el odio de Villar y su adlátere Sanchez Arminio a todo lo que no huela al Barcelona. ¿Qué podrá ser? ¿Algún complejo edípico? Que le pregunten a la pobre afición castellonense. 

Francamente, nuestro Hannibal particular, el gran Suárez, se encuentra en un estado de forma increíble. Es el que mejor está de 'Los Tres Sudamericanos', con diferencia. Su hambre de gol le impide morder, sólo atragantarse de goles. Está rápido, positivo y combativo. Como si tuviera que ganarse el pan azulgrana, que parece que le gusta muchísimo, como si hubiera pasado mucho hambre en el fútbol inglés. Y tiene a Messi.

Robinho Neymar hizo dos goles sin despeinarse, pero su partido, una vez más, fue paupérrimo, denigrante. Algún día también sabremos la razón por la que el Barça, en pleno despliegue de 'marketing' del gobierno brasileño para su Mundial desastre, fichó semejante elemento que puede costar a algunos tantos disgustos judiciales. 

En fin, sin despeinarse, la Copa de Catalunya se jugará en Barcelona. Lucho ya tiene su primer título. Y ya me dirán a lo que juega el Barça de Luis Enrique. Pep Guardiola se debe de comer las uñas de los pies.

0
0

POSTS RELACIONADOS