ALAVES 1 2 REAL MADRID

El Madrid ha entrado en un colapso de juego, de personalidad y de estructura futbolística. Es patética la angustia que aguantó el equipo en Mendizorroza, ante un colista que no había hecho un tanto siquiera hasta el momento. Todo ello propicia la palabra crisis, por no decir otra cosa.

El equipo de Zidane estuvo al borde del abismo, a punto de quedarse a nueve o diez puntos del líderato, porque pensar en el milagro de Gerona es como pensar que los burros vuelan.
Francamente, el Madrid me recuerda aquel tipo que se cae desde un piso cuarenta y a cada piso que va cayendo, los madridistas que hay en cada uno de ellos, le dicen “que esto va bien”. Alguien tiene que decirle a ZZ Top que su engreimiento no le permite ver la luz, porque aún cree en su flor, bueno, en su media flor. Debería leer la letra de Pete Seeger en “A donde se han ido las flores”, como dice mi amigo Antonio.

Alguien hay que hacerle recapacitar a ZZ Top porque tiene al equipo absolutamente loco, desequilibrado, sin saber como jugar, con tanto cambio de alineación, de rutina de juego, de estructura táctica. Zidane es un desastre. Siempre lo he dicho. Otra cosa es que disponga de grandes jugadores. Pero, me gustaría verlo como entrenador, por ejemplo del Alavés. Me recuerda al caso Del Bosque, cuando los cortesanos de la Casa Blanca casi manda al paredón a Pérez, pero cuando del Bosque llego al Beksitas turco fue un desastre, casi lo mete en Segunda.


El Madrid se benefició de un Undiano que es favorable al color blanco. Gracias a su arbitraje típico anti- casero, el que protege al grande. Hay que decirlo todo. El primer gol fue en fuera de juego de Asensio. Antes, Casemiro había hecho un penalti penitente y, además, Undiano siempre detuvo cualquier contragolpe beneficioso para el pobre Alavés, que siempre luchó como el “jabato de los tebeos”.

Seguro que para los “piperos”, con esos dos tantos de un desaparecido Dani Ceballos en casi todos el partido, el Madrid ya dispone de “tres balones de oro”, el trío del “fútbol sala”, con Asensio e Isco, que perdió dos goles que si Bale los llega a fallar, es ahorcado en Concha Espina.

Por cierto, que la inteligencia de ZZ Top le está haciendo un gran favor a Bale. Aunque sufre, cada día se da cuenta que no tiene sitio en este equipo de “tropecientos medias puntas”, jugadores de salón de corto recorrido. Además, está el “gran” Lucas Vázquez para solucionarlo todo. Mientras tanto, Bale, cada día se da más cuenta que que debe irse. Es el “Balexit”.

Irremediable y beneficioso para esos mandarines que saben tanto de fútbol, los del piso cuarenta. Enero está cerca. Y que Bale no sufra más. Ni que sufran los “piperos”, por supuesto. Esa gente que tanto sabe de fútbol.

Y….¿Ronaldo?. Bueno, el narciso de Madeira es como el “conejo” de las sombras chinescas del óleo de Puigaudeau, que no Puigdemont, que por cierto debía de estar eufórico con la docenas de esteladas que había en Mendizorroza, en Vitoria-Gasteiz. Sí, porque Alava es también catalana. Como se suponía. “Pobre España”. Bueno, la otra España.

9
4

About the Author

Por Julián Ruiz en Sep 23, 2017

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.