REAL MADRID 3 0 APOEL

El Madrid ha vuelto a la normalidad. Con los goles de los de siempre. Es decir, Ronaldo y Ramos. Más los silbidos perpetuos a Bale. Esos soniquete al galés del partido me recordaba a los silbidos del gran Ennio Morricone, creados para la banda sonora de “EL bueno, el feo y el malo”. El bueno es Ronaldo. Y, el malo, sin duda, Bale.

Por supuesto en la normalidad blanca ha sido decisivo la mediocridad del equipo chipriota, que estoy seguro de que no le ganaría ni al Castilla. Una vez más el Madrid se sumergió en un fútbol de efecto dormidera. Lento, de toque, previsible, absolutamente aburrido. El estilo actual del gran Zidane “ZZ Top”. Ni un contragolpe ni una jugada que no fuera parsimoniosa, con Isco y Modric parando la velocidad de balón. En fin, para dormirse.

Justo cuando se coreaban las alineaciones, cuando llegó el nombre de Bale un grupo numeroso de mi grada grito con rabia: “Bale, vete ya”. Ni había empezado el partido. Lo más curioso es que en veinte minutos, Bale le puso tres pases de gol a Ronaldo. No hablo de centros, hablo de pases de gol, de los que Ronaldo no tiene más que empujarlos. Bueno, Ronaldo sólo metió uno de los tres. Pues, bien, el mismo grupo que tendía atrás empezó a decir. “Es que el primero era un “buen centro”, pero tras la gran jugada de Isco”. Sin embargo, las otras dos opinaban que habían sido malos centros, por eso Ronaldo no las había metido.


Hay más. Cuando el segundo gol de Ronaldo. Es decir, uno sólo para empujarlo y otro de penalti -vaya titán- , el grupo de los silbidos Morricone ni siquiera mencionan que el centro había sido de Bale. No era un centro para la ecuanimidad de estos madridistas. Había sido como una “pedrada”.

No hace falta apedrear o silbar más al “malo” de la película. Se ha convertido en el muñeco de trapo para tirarle al pim-pam-pum. Los mandarines dicen que es que no está recuperado de su lesión, que es de fibra de cristal. Y que es muy malo. Como siempre. No sabe jugar al fútbol. Y es el gran error de Florentino. Un rosario repetido.

Bien: por lo que sabemos esa entrevista con Bale que no venía a cuento, con el “Daily Mail”, con el periodista amigo del manager del galés, es una prueba más de que Jonathan Barnett le ha convencido al madridista Bale -el se siente blanco- de que tiene que volver a Inglaterra. Sabe que el club lo quiere vender. No es que el jugador esté triste. Están hundido. En una depresión galopante. No encara ni una sala vez, sólo suelta el balón con mucha calidad. Ya no se siente un jugador del Real Madrid. Y se nota. Pero Zidane, su enemigo táctico, tiene que ponerlo para poder venderse en enero. Una historia triste de silbidos, desafinados, porque silbar y afinar es sólo para privilegiados, para gente de muy buen oído.

Entradas relacionadas:

9
0

About the Author

Por Julián Ruiz en Sep 13, 2017

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

Comentarios (2)

  • Calogerus

    Julian llevas avisando 3-4 años de que Bale se va, algun dia acertaras .
    Aun asi estoy de acuerdo, los piperos que hay en las gradas del madrid son penosos, de verguenza ajena., gente en mano de los palmeros que son los que le indican a quien respetar.
    La aficion del madrid es de las cosas mas penosas que he visto en un campo de futbol, vale q alli no anime ni el tato pero lo de pitar a tus propios jugadores es lamentable

  • Paco

    Simplemente hay una campaña contra Bale iniciada por la prensa. Igual que la hubo con Casillas y con otros tantos. La prensa mete cizaña y algunos borregos del graderío en lugar de pensar un poco, silban y abuchean al jugador…nada nuevo en vikingolandia. Este va a ser el enésimo caso de gran jugador desperdiciado por el Madrid.

Deja un comentario