REAL MADRID 3 0 ALAVES

Zinedine Zidane, nuestro gran ZZ top, es como el “hombre bien vestido”. Del excelente tema del álbum ”Eliminator“. Incluso el primer verso le cuadra a nuestro héroe:

”Camisa limpia, Zapatos nuevos, y no sé donde voy, pero todos enloquecen conmigo “

Le da igual que su equipo sea un enorme conjunto desconjuntado, al final “no me falta ni una cosa”, como en la letra del grupo tejano.

La Liga española es un infierno para cualquier equipo de la tabla baja. Vimos como el Alavés no sólo zarandeaba, le metía al pánico a la clientela de Chamartín, pero incapaz de rematar la faena. Mientras, se presenciaba la plena decadencia de Modric, de Ronaldo, de Bale. Por cierto, el galés, desde que volvió de su lesión, parece otro jugador. Si que se le coloca de centrocampista claro y nato, como en la segunda fase, pero parece que tiene miedo hasta de su propia sombra, por si esta corriera más que él. Está para que se lo queden en la Premier, ahora que darían aún libras esterlinas devaluadas. Mientras esté Ronaldo de cacique del equipo, Bale no tiene nada que liderar. A Bale lo vendía con un lazo.


Como a Isco. Aunque con el gol de control remoto, se ha asegurado los cinco millones que le va a dar el “padre Florentino”, por buen hijo y porque no se lo lleve ese Piqué de los demonios. Poco importa que fuera como una tartana en el centro del campo, con constantes pases hacia atrás, sin recuperar ni un sólo balón. Pero eso también se le podría recriminar a Modcric, a Kroos. Ese indefensión, en el centro del campo, se convierte en uno de los graves problemas del Real. Así que cuando falta Casemiro, el equipo se emborrona como una mala fotografía expuesta al sol. Y, mientras, el gran Marcos Llorente viendo el partido desde su vivienda en Vittoria, porque ZZ Top no se dignó en quedárselo a comienzos de temporada. El nuevo niño prodigio de la saga de los Llorente es medio equipo del Alvés. Y si no, que se lo pregunten a Pellegrino, que difícilmente volverá a encontrarse a un Madrid tan adormilado, como en plena siesta de un perezoso domingo al sol. Es un Madrid esperpéntico en la segunda fase.

Lo que me decía la grada es como ZZ Top podrá solucionar los enormes problemas estructurales y las bajas formas de todas sus estrellas. Si que el otro día vi a un Bayern ante un simulacro de enemigo. La costumbre en la aburrida Budesliga. De todas formas, los “jungs” de Ancelotti me parecen que pueden ser la mayor pesadilla de ZZ Top en toda la temporada. El nivel de actuación de las estrellas del Bayern es deslumbrante si se las compara con las del Real Madrid. Pero es igual, porque la flor que utiliza nuestro héroe Top Pop es la Damiana, perfecta para alejar todos los pensamientos negativos.

5
2

About the Author

Por Julián Ruiz en Abr 02, 2017

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario