EIBAR 1 4 REAL MADRID

Con el tumulto de medio-campistas por exceso, a Zidane se le encendió la bombilla de la imaginación y cambió el sistema de juego del Madrid. Como no ha firmado uno estructurado, no le cuesta adaptar cualquier otro. Zidane ha vuelto al sistema que durante tantos años hizo célebre a Capello o a Mourinho. Es decir, el 4-2-3-1. Perfecto para tanto media-punta, aunque ahora Conte lo haya dejado pasado de moda, obsoleto, con sus tres centrales y demás.

Es decir, esta vez Modric se alineó en la línea de Casemiro, como un pivote más. Por delante jugaron Lucas Vázquez por la derecha, James por el centro y Marcos Asensio por el izquierdo. Y con su protegido Benzema como ariete. Y funcionó, porque Benzema no tenía que darle los goles a Cristiano, que no estaba. Aceptó la propuesta de ariete e hizo dos tantos.

Por tanto, un Madrid solidario, con muchos centrocampistas, le hizo un severo roto a un Eibar, que quizá salió excesivamente confiado ante tanto suplente blanco y en plena crisis madridista. Jugó mal en el primer período el Eibar. Desde el puesto de un radiofonista, Garitano no daba crédito, como sus jugadores no sabían jugarle a ese nuevo sistema blanco.

Quiero recalcar que el sistema funcionó, porque Asensio es un jugador maravilloso y que James, hasta que duró, con libertad, tiene talento para desbordar líneas del contrario. Aunque también fue un Madrid más solidario consigo mismo, un equipo en bloque y remató como el mejor partido que le he visto desde el partido de Copa frente al Sevilla, en Chamartín.


La gran pregunta es: ¿no sobrará Cristiano?. Pues, puede ser que sí. El Madrid juega de otra manera sin él. Recuerdo que frente al Sevilla tampoco estuvo el Narciso en juego. Es como si el equipo blanco se liberara de los demonios de tener que soportar la dictadura de jugar para que el luso hinche sus estadísticas como goleador. Benzemá no es tan egoísta, por supuesto. Me decía un malandrín que a Ronaldo habría que erigirle una estatua, como la del coloso de Rodas si quiere, pero con un pasaporte para China.

Zidane se ha demostrado a sí mismo que con tanto medio cuentista, lo mejor es jugar con cinco, incluido Lucas Vázquez, que no goza de sus mejores días. Quiero recalcar además que Nacho debería ser titular indisctible, que tampoco faltó la “danielada” típica y que si Pepe pide dos años, hay que firmárselos. El Madrid de su secretario técnico no va a encontrar un defensa que conozca tanto al Madrid y su estructura defensiva. Además, para estar en retaguardia, tampoco es tan veterano.

Se me ha criticado que es como si hubiera cambiado el discurso sobre Zidane, sobre el orgullo blanco. No me ha gustado jamás que me atropellen los acontecimientos o que se precipiten sobre mí. Siempre, en toda mi vida, incluso en la música, he tratado de adelantarme a los acontecimientos. Cuando atacaba a Zidane, muchos cortesanos de la Casa Blanca alababan a Zidane y le encumbraban hasta las puertas del cielo. Son los mismos que ahora despotrican, lo machacan y le crucifican. Sin haberse dado cuenta que Zidane ha sido un técnico que tan sólo estaba aprendiendo, aprendiendo incluso a ganar, con una enorme flor de la suerte entre sus botas. Y en ese proceso se encuentra. Lo que no sé es si llegará doctorarse. No lo sé todavía.

10
1

About the Author

Por Julián Ruiz en Mar 04, 2017

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario