Jamás he visto jugar a nadie como Messi. He visto cómo lo hacía Di Stéfano. Pero Messi es todavía más. Cuando quiere, soluciona un partido, incluso en este Mundial donde no llega con la forma de hace tres o cuatro años. ¡Cómo lo desperdició Maradona en Sudáfrica! Cada día estoy más convencido de que lo metió muy atrás por envidia, por puñetera envidia. Ya da igual. Messi es más, mucho más que Maradona, por mucho que quieran psicoanalizarme esos magos de la psiquiatría que son los argentinos.

Pero, ¿qué sería de Argentina sin Messi? Desde luego, una selección notable, pero nunca hubiera podido llegar a ser favorita en este Mundial tropical. Es una Argentina europeizada con jugadora absolutamente cansados, destrozados. Kun Agüero parece que se ha roto. Higuaín no le mete un gol al arco iris. A Garay le falta el aire y es un coladero. Le falta oxígeno también a Zabaleta, explotado en el City. Di María corre y corre, como un caballo desquiciado. Son jugadores "perezosos", como los europeos, como el maravilloso animal de la amazonía.

Si creen que Argentina pareció mejor equipo ante Nigeria, no se lo crean. Nigeria jamás presionó como Croacia o como Irán. Es una selección absolutamente indisciplinada. Tácticamente es un desastre. Cualquier selección le puede hacer un gol, al contragolpe o a balón parado, a pesar de los maravillosos atletas que tiene. Musa pareció el fenómeno, pero es una estrella intermitente.

Pero, amigo, Messi saca dos faltas y te mata. Sólo con una falta, un rebote, aunque rebañe cualquier plato del partido. Es un jugador mágico. Ha perdido unos kilos y se nota muchísimo.

Creo que arriesgó demasiado Sabella al quitar a Messi al comienzo de la segunda fase. Nigeria no empató o ganó el partido de milagro. Culpa de su intermitente manera de jugar al fútbol, a tirones.

El "márketing" de este Mundial se lo lleva el Barcelona, propietario de las dos estrellas más grandes de este torneo tropical, amparados en cómo han utilizado la Liga para llegar hasta aquí mejor preparados. Me parece francamente asqueroso. Los clubes pagan, la propaganda nacionalista,  se lleva los premios. No hay justicia futbolística. 

 

0
0
No hay etiquetas en este post.

About the Author

Por Julián Ruiz en Jun 25, 2014

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario