NADIE LE GANARA UNA FINAL

Anuncios

REAL MADRID 1 0 GREMIO

NADIE LE GANARA UNA FINALSi convirtiéramos una final de fútbol a un mano a mano de poker, siempre habría que apostar por el  Real Madrid. Puede parecer que  vaya de farol, dada su forma actual de fútbol, que es simplemente espantosa, aunque te va a engañar. Hasta su juego es mentira. Te va a ganar seguro. A veces, con el imperio de la superioridad anímica.

Es un equipo de fútbol con los genes de un ganador invicto, cerril, imposible de doblegar. Juegue mal, jugué bien, siempre te va a ganar una final. Fue el mejor club del siglo pasado y comienza en este nuevo siglo con la misma respuesta, la personalidad de un Alejandro Magno, invencible, que nadie pudo matarle, salvo una enfermedad. Lo malo es que: ¿cuando va enfermar de crisis un equipo que siempre gana?. Es imposible. Porque siempre habría conquistado el corazón de más de medio mundo. ¿Quien no va a querer jugar en el mejor club del mundo?.

Glorificado hasta el espasmo, el Madrid le ganó a un equipo que no es mejor que el Málaga, que era el colista de la Liga. lo digo por la semejanza en la vestimenta. Gaucho es un fatuo, vano, pomposo y pedante entrenador de fútbol, que ha  sido el campeón de América vaya usted a saber por qué. ¡Como deben ser el resto de equipos argentinos, chilenos, peruanos, con una evasión constante de jugadores que buscan el dinero de Europa!.

NADIE LE GANARA UNA FINAL

El Gremio es un cofradía de de jugadores lentos, sin chispa, sin imaginación. Jamás durante la final pudieron pegarse un pequeño farol  en la insignificante partida de poker o ganar un envite con buenas cartas. Ni siquiera crearon una sala situación de gol. Ni siquiera una maldita buena jugada de ataque. No sé este Gaucho como quería ganar. Quizá con  ciencia infusa o su deplorable vanidad, quizá  creerse el rey del mundo, como Charlot y como domina su globo terráqueo  en “El Gran Dictador”. Ridículo.

Pero lo mismo que el Real Madrid gana títulos, como si chupara caramelos , hay que denunciar  su falta de contundencia ofensiva, la nulidad absoluta de su delantero centro, que puede acabar con la estúpida defensa francesa  de su entrenador y, de rebote, al presidente del mejor club del mundo.

Uno no puede esconder  que el mejor equipo del mundo, volvió a ganar , por una falta a balón parado y con dos jugadores cobardes brasileños, que se apartaron en la barrera. Por lo demás  fue el tosco desfile de tortugas con el que nos tiene acostumbrado el gran domador de galápagos, monsieur Zidane, con su perla de Lyon, llamada Benzema o “gato benzená”.

6
2

POSTS RELACIONADOS

Los comentarios están cerrados.