EL NARCISO RONALDO SE QUIERE IR, PUES… QUE SE VAYA

Anuncios

EL NARCISO RONALDO SE QUIERE IR, PUES... QUE SE VAYA ha cometido un error con el Real Madrid absolutamente estúpido y desgarrador. Se quiere ir de España, del Real Madrid, tan sólo porque le han acusado de no haber pagado al erario público lo que le corresponde. En cualquier país, esa rabieta y amenaza es intolerable. Le ha echado, sin pensarlo, un pulso nada menos que al Real Madrid, al club más poderoso de la tierra, a la Hacienda Pública y lo que es peor a todos un mundo madridista que le tenía como un gigante, pero ha descubierto que el monstruo tenía los pies de barro.

Además, su amenaza tiene todas las de perder. Ha declarado su salida unilateral del Real Madrid sin ni siquiera haber hablado con su club, aunque logra ganar una cantidad superior a los veinticinco millones de euros. Un disparate. Rolando no recuerda que si sus goles son maravillosos, es porque juega en un equipo triunfador y secular como el Real Madrid. Pero si no jugara en el club blanco, quizá jamás hubiera podido ser ese goleador mimado, egocéntrico, a veces insoportable. Es el Real Madrid el que le hace levitar en el olimpo delos dioses. No se le puede echar un pulso al club que te ha dado el “maná” .

Por si fuera poco, amenaza a través de ese insoportable personaje que es el “vendedor de jugadores” o “agentes” como se les llama ahora, llamado Jorge Mendes, que dice tener muchas ofertas de otros equipos. ¿De quien?. ¿De un desconocido equipo chino?. ¿De un decadente club como el Manchester United?. ¿De un jeque árabe?. Recibiría millones y millones como para llenar la piscina del Tío Gilito, pero: ¿Ganaría algún título?. Los ególatras necesitan más que nadie la corona del olivo olímpico, las medallas y la púrpura del éxito bastante más que el dinero.

EL NARCISO RONALDO SE QUIERE IR, PUES... QUE SE VAYA
Es posible que el tal Mendes vea la acusación del fisco español como una oportunidad de subirse el sueldo estratosferico que ya gana en el Madrid, quizá infectado por su propio agente que le hablado de los más de cuarenta millones que Messi cobraría por la renovación de su nuevo contrato con el Barcelona. Casi el doble de lo que gana él, el dios Ronaldo, en el Madrid. Hasta puede que quiera que el Madrid le pague a hacienda, porque él es un dios del fútbol, un ser superior con el todo el mundo debe estarle agradecido de seguir vivos.

Personalmente, a sus 32 años, aunque ha tenido un excepcional final goleador, su rendimiento, su disponibilidad física y técnica han bajado hasta las catacumbas. Si se quiere ir, que se vaya el narciso. El Madrid tampoco perdería. Al revés, ganaría mucho dinero y podría fichar a un nuevo galáctico, a un nuevo excepcional jugador, además, más joven y menos insolente.

La verdadera esencia del trastorno narcisista es que el narciso está absolutamente convencido de que sólo, él mismo, es superior a las demás personas. Genera un patrón general de grandiosidad, escasa empatía en las relaciones personales y necesidad enfermiza de ser admirado por todos sin ninguna clase de discusión. Si se le acusa de imperfeccionismo, incluso de saltarse las leyes, eso intolerable, inadmisible y supone la guerra absoluta. La guerra a su eterno culto de la personalidad.

19
1

POSTS RELACIONADOS