NI CON PAPA ZIDANE

VALENCIA 2 1 REAL MADRID

NI CON PAPA ZIDANEUn adormecidou, un pusilánime Real Madrid, ensombrece la gloria del “mesías” Zidane, que era como el talismán. Configura aún más un espantoso final del túnel negro de esta temporada. Es como si la crisis se hubiera agudizado en muchos de los jugadores que eran vitales. Siempre se hablaba del fin de ciclo del Barça, pero la escatología del fútbol señala al Real Madrid con un equipo sin nervio, sin interés y lo que es peor, sin gol. Abandonado a su puñetera suerte. Parece un equipo aburrido, trasnochado.

Hay muchos jugadores que se quieren ir del club. Eso parece ostensible en casos como el de Varane, Marcelo, Modric, Kroos, Isco, Bale y, posiblemente, Modric. Por lo menos, ya sabemos que Zidane ha condenado a Isco y Bale. En un partido donde debían jugar los titulares, los dos señalados sin ningún tipo futuro. Ojalá por bien de un nuevo Real Madrid puedan ser bien vendidos. Pero hay una dicotomía en ese objetivo. Las derrotas, las acusaciones de los mandarines de los piperos, aún dificultan más los posibles traspasos.

El Valencia hizo un partido eléctrico, muy comprometido y visceral con respeto de Zidane. Siempre esperó al Madrid en su propio campo. Sabe que el Madrid sin espacios, con ese juego lento de toque, de superioridad baldía, no podía ni hacer cosquillas a Garay y compañía. Marcelino sabía también que el Madrid carece de un “killer”. Benzema es un media punta, que sólo cuando falta tensión en los rivales es capaz de desenvolverse como un ariete.

NI CON PAPA ZIDANEEl Valencia con su cuentakilómetros a tope, a partir del minuto sesenta perdió muchas de sus fuerzas físicas. Se encerró, salía al contragolpe, pero sin acierto y dejaba la impresión de que el Madrid jugaba mejor. Era una visión hipnótica, tramposa, porque el equipo de Zidane seguía sin crear una sola ocasión de gol. Hasta el tanto de Benzema fue de córner y cuando el Valencia ya sabía que tenía el partido en el bolsillo. Es favorito para ser el cuarto, el de la Champions, como en la pasada temporada. Es un equipo, un conjunto, al menos.

Zidane es un entrenador al que no le gustan muchos los jugadores verticales, veloces, directos. Prefiere indudablemente esos jugadores tocones aburridos, que desplazan el balón como mucho unos cinco metros. Como mucho. Esa era la forma de jugar del propio Zidane Y con un equipo con tanto desmoralizado, con tanto jugador que se quiere ir, con tanto candidato a la guillotina por una “limpia” quirúrgica, incrementa aún más la sensación de desastre, de una tragedia griega, como “Las Nubes”, una fuerte crítica a los sofistas y sus absurdos sofismas.

Queda para mayor gloria blanca, el nuevo estadio, este acorazado plateado, como si a las pirámides de Gizah las volvieran con el aluminio del nuevo Bernabeu.

VALENCIA 2 1 REAL MADRID
7
2

Consigue notificaciones en tiempo real de las últimas publicaciones. ¡Suscríbete!

También podría interesarte

Los comentarios están cerrados.