NI MESSI SALVA A LUIS ENRIQUE

Anuncios

No apareció Dios Messi. Así que el Barça se queda con la fotografía de un ridículo Luis Enrique y su alineación de zote técnico en el nuevo San Mamés. Fue allí donde se cargó el sextete, el sexteto y la teta de Dios, porque ni a Messi le ha dejado "fumarse el último cigarrillo" de Zeno.

            Recuerdo con ternura mi risa cuando leía "La conciencia de Zeno" . Mi mediocre favorito es el personaje del gran escritor 'freudiano' y 'enchufado' de Joyce, Italo Svevo. Mi mediocre favorito de todas las novelas decimonónicas. Luis Enrique me recuerda mucho a mi Zeno favorito. 

            Simplemente, es un milagro del dios Messi que Luis Enrique siga como entrenador del Barcelona. Bueno, el dios del fútbol y don Carletto Ancelotti, que le regaló la Liga, la Copa de Europa y hasta la Copa, con la ayuda de ese chantajista llamado Sergio Ramos.

            Presumirá de que en esta ocasión al Barça no le han metido cuatro . Sólo uno. Pero tratará de disimular, gracias a la expulsión de Piqué. Su gran excusa. Pero este Barça de comienzo de temporada es un equipo desparecido. Sin juego ni velocidad ni resistencia. Que jueguen Alves y Mathieu son regalos con lazo para los rivales. Y si encima Iniesta es como un fantasma y Busquets no es la la mitad de antaño, este Barcelona no tiene nada que ver con el que lo ganaba todo hace unos meses. Tiene razón Benítez cuando asegura que los éxitos no te dejan ver los defectos que tienes.

            Aunque más que defectos es la imagen táctica, imaginativa de un mediocre como Luis Enrique que como Zeno se justifica en último cigarrillo para dejar de fumar, pero sigue "fumando", con esos errores gravísimo cuando prescinde Rakitic y Pedro, justo en el momento que parecía el Athletic perdido y se le ocurre suplirlos con Sandro y Munir, dos jugadores que definitivamente, no pueden jugar en el Barça. Pero como Zeno, el propio Luis Enrique se autojustifica.

            Es pronto todavía, pero me temo que esta temporada no sólo va a necesitar a Arda Turan. Precisa de algo más, bastante más, porque confía en Neymar y sus paperas es terriblemente 'surrelista'.

            El futbol se masturba con que el equipo que no ha ganado ni la Liga ni la Copa sea el campeón de la Supercopa. Un puño de Villar. Han transcurrido treinta y un años para que el Athletic gane un título. Una muesca más de una política nacionalista intransigente, reaccionaria, antidiluviana y absolutamente intransigente de que todos los jugadores sean vascos. Claro que a lo mejor esta era la final de las naciones ibéricas, como escribía un tonto contemporáneo. 

0
0

POSTS RELACIONADOS