Para muchos búlgaros ni siquiera el esperpento del campeón de Europa en Sofía ha sido una pantomima, una actuación burlesca. Simplemente piensan que les han robado. Y hasta puede ser cierto. En el segundo penalti, Ronaldo hace el primer mimo o pantomima. Benzema parece ser que empujó al central en el segundo gol. Y para postre, Illarra comete un penalti de libro, por culpa de su enésimo error.

Sinceramente, el director de esta bufonada o comedia italiana, nuestro Alberto Sordi particular, es decir, nuestro querido Carlo ha vuelto a ser otro desastre como técnico. El tercer desastre grave de la temporada. Sinceramente, dudo mucho de que en otro club del mundo, salvo en este Real Madrid, pudiera continuar. Le salvan los mejores del mundo, aunque estuvieran cojos. Son ellos los que impiden un mal resultado, aunque en Sofía también le salvó el árbitro, un trencilla mediocre llamado Craig Thompson, el héroe de Dortmund, cuando le robó al Málaga en aquella increíble eliminatoria de Champions. Un fiel 'supporter' del Real Madrid. 

En el caso Ancelotti, lo de menos es que deponga a tres titulares como Kroos, James y Benzema y tenga que sacarlos luego al rescate. Es su falta de credibilidad táctica, cuando pone a dos medias puntas como Isco y Modric en un centro del campo. Aunque te enfrentes a un Segunda División, te van a comer por los pies en el centro del campo. No es que el Madrid estuviera partido, es que era un equipo doblado en dos partes. ¿No lo ha ha vivido ya durante esta temporada? Una de dos: o es muy torpe o nos toma el cabello.

Bale intenta controlar un balón en Sofía. (Foto: STOYAN NENOV | REUTERS)

Luego está el caso Bale. Es un crimen de lesa magnitud que a Bale le siga obligando a jugar por la derecha. Empiezo a creer que Bale ya no le aguanta más y cualquier día va a responderle. Hará bien. Me cuentan por amigos del galés que está harto y que por esa razón trata de evadirse de esa banda derecha que odia con todas sus fuerzas. Por otra parte, si Bale hubiera fallado un penalti, los goles que falló Ronaldo y el partido más que mediocre del gran Ronaldo estaría hoy en una celda periodística. Hay jugadores que no hacen nada y se les perdona todo. Hay bastantes en el Madrid. Por ejemplo, Illarra, Modric e Isco, que no tiene ni físico, ni puede jugar tan lejos del área.

Luego está la prevaricación de Ancelotti con Casillas. Sabe perfectamente que Casillas es un peligro en los córners y si a los cinco minutos te deja ya con un gol en contra, sabes que tienes un grave problema. Porque a continuación provoca una serie de reacciones de inseguridad defensiva, que llegan hasta el paroxismo con cada córner que sufre el Real Madrid. Sabe que Casillas no está para jugar y lo sigue poniendo.

Pero es que para los defensores de Casillas, que tienen la venda cada día más cerrada, Ancelotti es el pacificador, el hombre que maneja una plantilla. No, no es eso. Es el pelota amable de los periodistas. Que es muy diferente. Que sigan las pantomimas, los 'goles' a los 'espantapájaros' de Casillas, mientras que un fan, por suerte, como Thompson, arregle los entuertos.

0
0
No hay etiquetas en este post.

About the Author

Por Julián Ruiz en Oct 01, 2014

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario