¿PARA QUé QUIERE A RONALDO?

Anuncios

Quizá en un lapsus de iluminación, el 'tándem' decidió que Ronaldo no debiera jugar en Anoeta. Pero me temo que el tendón rotuliano, que suena a extraterrestre de Star Trek, dejó a Cristiano en Madrid. Y como siempre ocurre, el Madrid volvió a ganar fácil sin su insoportable narciso.

Un Madrid sin Ronaldo es otro equipo. Es un triunfo seguro. Y es que sin él, se transforma en un conjunto. Tan simple como eso. Trabaja como un sistema colectivo. Corren más como el sentido de un acordeón, al unísono. Encima su ausencia estorba menos a Bale y a Benzema, que tienen que satisfacer a la estrella cuando está Cristiano. Siempre me acogeré a una de las premisas evidentes del fútbol. Este es un juego de equipo, de conjunto. No es un desfiles de 'prima donnas'.

Morata celebra su gol, el 0-4 del Madrid en Anoeta. (Foto: Afp)

Es cierto que las segundas fases de la Real Sociedad se han convertido en travesías espantosas en el desierto. Como si sus realistas se quedasen sin agua ni fuerzas. Es evidente que ha perdido el 'toque' de un equipo que parecía más de lo que se ha dicho. Vela y Griezmann atraviesan una baja forma espantosa.

Lo que hace el 'tándem' con Morata es una vergüenza. Un escarnio al sentido común. Benzema es el 'becerro de oro' del 'tándem', el dios al que adoran, cuando el galo no mete un gol ni al cielo como portería. Un disparo al palo, sí, pero ¿qué numero hace de partidos que acaba sin un gol? Es un escándalo, una sospecha de que hay nepotismo nacionalista por parte de Zidane. Sale Morata y en pocos minutos, hace un gol con una facilidad pasmosa. Alquien tendría que decirle a Morata que se busque un buen equipo inglés, que tiene los que quiera, y que Florentino y Zidane se queden su estrella muerta de goles. Es increíble lo que se puede decir de un ariete que no mete un gol. Sencillamente, no es un delantero centro.

El 'tándem' pudo variar el sistema del 4-3-3 . Podría haber probado con un 4-4-2 , pero sólo tocaron a Bale al lado izquierdo cuando Isco era claramente un desastre en el puesto de Cristiano. Son los jugadores los que salvan las situaciones, como la afortunada aparición de Illarra en el primer gol. No se lo creía ni Ancelotti. Pero sin ese gol en un minuto fratricida quizá hubiera cambiado el sentido del partido.

Vimos a un Bale deslumbrante en su lado izquierdo. Ni se lo imaginarían lo que podría hacer si le dieran libertad. No quiero volver a insistir en la fenomenología de este astro del fútbol. Dije hace un año, antes de que estuviera de camino al Madrid, que Bale es mucho mejor jugador que Cristiano. Y tarde o temprano también lo demostrará con la camiseta madridista. Es cuestión de tiempo. En definitiva, que los depredadores de Florentino se busquen otro motivo. Con Bale y el dinero que costó, como torpedo,  no se lo traga nadie. Ni siquiera los decadentes gurús que presagiaban su absoluto fracaso en el Real Madrid. Y es que tienen un olfato…

0
0

POSTS RELACIONADOS