PERO, ¿QUé HAS HECHO, ‘PEPE’?

Anuncios

Como en las películas del "landismo", cuando los pobres españoles iban a buscar trabajo en Alemania, Pepe Guardiola se ha convertido en el hazmerreír de los alemanes, el escarnio de Baviera, el bufón que lo sabe todo cuando no sabe nada. El aldeano que creyó que iba a modificar el gran ensamblaje alemán de Heynckes. Como si un técnico mediocre fuera a descubrir las nuevas posibilidades de la Siemens. El tándem se ha burlado, se ha cachondeado de tan pazguato nacionalista catalán. Es como si Europa entera se hubiera burlado de su afán independista. El tándem le ha superado en fútbol posicional, en estratégico, hasta en la vergüenza de cómo sus jugadores saltan en una barrera y Ronaldo mete el balón por debajo.

En el partido en general, no he visto un escarnio semejante en un semifinal de la Copa de Europa. Pero es Pep. El que mea colonia, el que más idiomas habla en el mundo, el que ha inventado el fútbol del toque-toque, el que más sabe, porque Catalunya es una gran nación y España es la que siempre roba. El Pep que ha dicho que los fenómenos de los jugadores madridistas sólo eran atletas que no sabían jugar al fútbol, porque sus equipos, antes el Barça y ahora el Bayern, son los únicos que saben jugar al fútbol. Pep se convirtió en el Pepe Guardiola del "landismo". En su delirio de grandeza y soberbia se permitió el lujo de prescindir de Javi Martínez en el papel de Busquets. Con dos toros ofensivos en el centro del campo.

Ribéry se nota que lo odia. Beckenbauer se reía desde el puesto de comentarista. El reaccionario y facha Rummenigge, que odia todo lo español, se comía las uñas en la retransmisión alemana. El Bayern había hecho el ridículo en toda Europa. El sabio Pepe no sabía ni defender los balones parados. Extraordinario Ramos en sus dos goles, a pesar de las ventajas del equipo de Baviera. Generoso Bale -quien decía que era un egoísta- que le regaló el gol a Cristiano, con su narciso gesto de los 15 goles. El tándem se estudió formidablemente al Bayern. Hizo un Madrid  solidario, por encima de todo. Con dos jugadores en cada cobertura.

Fundamental. Reconozco que como buen italiano, Ancelotti tiene todas las coordenadas para saber defender con una agilidad increíble. Con una naturalidad asombrosa. Bien, muy bien el tándem, al final de una temporada tortuosa y lleno de  dudas.  Es cierto, ha sido un Real Madrid formidable, el gran Real Madrid, probablemente de la décima, pero es que el Bayern de Pepe, el catalán emigrado, le ha regalado el partido en estrategia. Porque no me digan que ganar 0-4 en Múnich es algo normal, por mucho madridista que sueñe con la perfección. Vamos con el Atlético de Madrid ante el Chelsea. No queremos ni en pintura a Mourinho en la final. Sería una maldición, una  plaga divina para el Real Madrid. Tras la goleada en Múnich, el Madrid no necesita semejante tortura con una final contra Mourinho.

0
0

POSTS RELACIONADOS