SIEMPRE SERÁ EL PUPAS

Anuncios

Vicente Calderón dijo que el Atleti era El Pupas y con este atributo se quedó hasta el día en que Joaquín Sabina reescribió su himno. Pero da igual. Siempre pasa algo. Una desgracia. Como decía Sabina, porque “para sufrir el fracaso hay que llorar desde dentro. Y escribía: “qué manera de sufrir, qué manera de palmar”. Un estigma.

Sí, porque el Atleti no ha merecido semejante tragedia, semejante final absurdo, demasiada suerte de Zidane, demasiada suerte de Ronaldo, en su peor partido trascendente. Iba a titular, “Adiós Florentino, adiós”, pero se ha salvado por un viejo jugador del Madrid, Juanfran, que era imposible que resolviera el valor del Atleti.

Me parece un tanto injusto este triunfo del Madrid, porque no se lo merecía, y menos por un penalti lanzado por un insignificante en el partido, llamado Ronaldo. Un Madrid que ha ganado por un tanto en fuera de juego de Ramos, que Griezmann ha fallado un penalti injusto y que Torres estuvo desaparecido. Juanfran no podía decidir el penalti fatal. Y lo sabía, aunque él quiso su responsabilidad. Simeone se quedó sin palabras, sin motivaciones. Fue su gran fracaso del partido, a pesar del éxito con Carrasco.

Benítez cobrará la prima del campeonato. Se lo merece por el convencimiento de Casemiro, vital en el Madrid. El mejor del partido fue Casemiro. Zidane tardó en aventurarlo. Un partido de Casemiro casi perfecto. Zidane ha tenido mucha suerte. Desde que se metió en el banquillo de prestadillo. El Madrid ha ganado con un golpe de fuera de juego en su primer gol, un penalti fallado por Griezmann y un torpe Juanfran.

El Madrid tiene la suerte de los campeones. Es un aforismo. Pero, pero… Ronaldo se ha convertido en un jugador insignificante. Bale sigue sin definir su liderazgo. Ramos siempre se convierte en un héroe fácil ¿Qué va a pasar ahora? Simeone es un monstruo, pero ha perdido dos finales con el Real Madrid. Demasiado. Injusto, pero insufrible. Zidane tiene la suerte de los campeones, pero tiene el problema de un Ronaldo insignificante y un Bale, al que no dejan desarrollar su liderazgo, mientras Ramos significa su importancia, en pocos partidos.

Un final, un apoteosis. El futbol asciende hasta las estrellas, mientras Champion para el Atleti se queda como una sombra tenebrosa. El Madrid gana su Undécima. Imposible definir su alma histórica, mientras con el ‘pupas’,  me suena la voz de Sabina con “qué manera de vencer, qué manera de morir”. Joaquin, no lo repitas más, por favor. Y tú me conoces bien.

0
0

POSTS RELACIONADOS