SOLARI, TIPO PILSEN

Anuncios
VIKTORIA PLSEN 0 5 REAL MADRID

SOLARI, TIPO PILSEN

No sabemos si Solari es el entrenador que el Real Madrid busca con desesperación, incluso en tono angustioso, pero lo que sí podemos decir es que este equipo no se parece ni remotamente al que languidecía con la mediocridad de unos de los peores entrenadores que han surgido de la mente de un dirigente.

Para empezar, ha demostrado que tiene la suficiente personalidad para lidiar con una plantilla que estaba criada y adormecida durante tres años por el fenómeno Zidane.

Basta ya de un insidioso Keylor Navas que ha buscado hasta la destabilización ideológica, incluso antes del partido. Adiós, costarricense. Nunca me gusto ni en su forma ni en su formas. Demasiado azúcar tropical. Modric está en horas bajas y Solari  lo ha metido en la nevera. Isco es un desastre táctico por velocidad por juego de balón y se queda como lo que es una rémora insoportable que pagó el Madrid desde su lamentable aparición. Volvió a recordar a aquel domador de tortugas. Han sido tres decisiones de verdadera valentía y criterio. De un entrenador que cree en el juego vertical y que reacciona con valentía al parasitismo de los últimos meses.

Era el Melilla, el Valladolid, el Pilsen, equipos que no contribuyen a formalizar una opinión irrefutable. Pero es el mismo Pilsen que humilló al Madrid en el partido de Chamatín, en plena gonorrea del anterior técnico.

SOLARI, TIPO PILSEN

Solari ha demostrado que estos jugadores no eran tan malos como los hacía Lopetegui. Vergüenza les daría dar a los que culpaban a los jugadores y limpiaban de pecados al triste Lopetegui. Inaudito. Esos mismos que ponían a caldo a Kroos, Benzema, incluso a Ramos por no hablar de Bale, el verdadero muñeco de pim-pam-pum al que había atizar con toda violencia. Se ha llegado a maniobrar con el bulo de que sus compañeros le desprecian. Esperpéntico. Ignominioso y habla deplorablemente de los mandarines que se quedarán sin argumentos, cuando el galés desaparezca del Madrid, porque su salida es irremediable, tras ser últimamente el artífice de una final en Kiev que el Madrid tenía perdida por el absoluto sentido autotárquico de Zidane.

Nadie vaticina la salida de Solari. Aunque tengo mis reservas. Pero lo que se convierte en surrealista y esperpéntico es que los tizones del madridismo encumbren a Vinicius por un gol con disparo al córner. En los diez toques de balón en Pilsen, siete de ellos fueron ridículos. Tengo mis dudas de que siquiera sea tan bueno como Robinho, lo que convierte en patética la eutananasia de esos subastadores de sueños madridistas que creen en los milagros.

Partido a partido. Ya veremos hasta donde llega la imaginación de Solari, que todavía tiene que mejorar una enormidad el repliegue defensivo y la propia idiosincrasia de una buena retaguardia. Pero el estilo Pilsen de Solari convirtió al equipo en algo sustancial a la propia idiosincrasia de una plantilla soberbia. Demostrado queda que Lopetegui era el mismo diablo que exorcizaba o impedía la fácil disponibilidad de un equipo que jamás  ha teñido problemas psicológicos con el gol.

9
2

POSTS RELACIONADOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario
  1. Grizzlie dice

    Del carnicero Ramos ni hablamos, no?
    En cosa de 6 meses o incluso menos llevamos una llave de Judo con una lesión al mejor jugador del equipo rival, una contusión al portero en el mismo partido y hoy un codazo brutal, nuevamente al que hasta entonces era el mejor jugador del equipo rival, lo peor de todo? Que no se ha llevado ni una sola tarjeta por éstas acciones.