El caduco y trasnochado L´Equipe, en horas muertas, simulaba en portada una gran batalla en el Parque de los Príncipes. Reflejaba la pugna con una foto de Matuidi, que estuvo horrible, y Messi. La grandeur del Paris St. Germain, tras la hazaña en Chelsea, se ha convertido en el equipo que tombe, como la Francia de Le Pen y Hollande.

Es posible que las bajas, terribles bajas al parecer, de Motta, Verrati e Ibramovich, más los tocados David Luiz y Lucas Moura, han sembrado el caos en el equipo de Blanc. Pero este St. Germain no me recuerda para nada al que ví ante el Chelsea. Todo lo contrario. Una defensa de risa, con Thiago Silva fuera de combate a los pocos minutos, víctima de los mordiscos de Suárez, y un enorme pase de gol de Messi para que Neymar, todavía en horas Robinho, la empujara.

Luis Suárez celebra uno de sus dos goles en París. | Afp

Fueron los dos mordiscos de Suárez en el segundo período los que envenenaron al St. Germain. Pero no le quedaba más remedio al equipo compungido de Blanc que ir hacia adelante ante un resultado que castigaba demasiado. Una vez más Mathieu, con sus rizos de oro, dilapidó un éxito feroz y contundente del Barça, con un gol de su hambre por marcar, sea en la portería que sea.

Fue como si Luis Enrique lo hubiera querido premiar por sus goles decisivos y lo puso para su ignominia. Es decir, que de lo único que dependía el factor Luis Enrique fue horroroso, como todas las decisiones que toma.

Creo cada día más que el Barcelona se autogestiona con el liderazgo de Messi. Cada día me creo más que fue Messi y no Luis Enrique quien le dio la plena potestad a Suárez para jugar por el centro, como se diferenció en el tercer tanto y que Luis Enrique es como muñeco con mandos, pero que no están en funcionamiento.

Es horrorosa la imagen que despliega. De poca cosa de técnico, con un discurso de que es él quien manda, cuando por sus palabras parece todo lo contrario. Messi es quien manda, juega, comanda y sugiere. Es como si supiera que a Luis Enrique le quedan pocos meses de vida y que él es el dueño de un Barça en estado de emergencia con los problemas con el fisco y dos presidente imputados. Mientras se decía en Cataluña que España les robaba a los catalanes, eran ellos lo que robaban al estado. Un escándalo. Pero Messi ha pagado a Hacienda, al fútbol y a su divinidad, como Zeus azulgrana. Hasta permite que Suárez muerda, incluso en la ciudad de las luces.

0
0
No hay etiquetas en este post.

About the Author

Por Julián Ruiz en Abr 15, 2015

Julian Ruiz, periodista deportivo, ingeniero musical y productor de discos. Como periodista trabajó durante más de 11 años en el diario Marca. Actualmente es colaborador habitual del periódico El Mundo.

No hay comentarios

Deja un comentario

Loading Facebook Comments ...