EL ARDID MUERTO DE ABEL

  Los madridistas deben alegrarse y recordar como el “doctor Abel”, en plan Groucho Marx, en “Una tarde en el Circo”, ejerciendo de abogado Triquiñuelas, trataba de embaucar a su oponente. Para no jugar y sí hacerlo  en Vitoria, pero descansado , para tocar con los dedos la final de Copa. Pero eran unos “dedos […]