TELEFONO ROJO: YA NO VOLAMOS SOBRE MOSCU

Anuncios
ESPAÑA 1 1 RUSIA

TELEFONO ROJO: YA NO VOLAMOS SOBRE MOSCU

Llueve en el corazón de millones de españoles. Se ha roto el alma nacional por culpa de la tortuosa, penosa final de una era que inició Luis Aragonés y que ha terminado con la fundición del Hierro.

Bueno, al menos hemos disfrutado hasta que el postre de chocolate ruso ha llegado a su fin. Brindemos por una despedida que debe ser el comienzo de una nueva época, la era de una nueva revolución. “Viva el tiki-taka”. “Viva la muerte del tiki-taka”.

Los tres partidos de la primera fase de este Mundial de Putin nos me transportaron a esa genial “Teléfono Rojo” de Stanley Kubrick, pero al revés: ”Teléfono rojo, que no volamos sobre Moscú”. Así que vayamos al funeral de un estilo español que ha asombrado al mundo. Pero para eso están las reformas. Como luterano que siempre he sido con respecto al dogma del “tiki-taka”, no me alegro de que haya muerto inmolado por el “Var de Putin”, pero sí suspiro por nuevos aires, nueva sensaciones, que nada tengan que ver con la doctrina de jugar andando, pase y pase, retórica, el barroquismo del fútbol que sin Xavi, Alonso, Cesc, Cazorla, Mata, Villa, etc. y sin la frescura de Iniesta y Silva, ha muerto de un ataque al corazón -por los penaltis- en la Plaza Roja, como en una checa estalinista, con ese juego subterráneo y muy comunista ruso.

Las encuestas le van a caer a Florentino Pérez como granizo en su cabeza. Va a tener que soportar la ira de los españoles que todavía no entienden como partió el corazón y el alma de la selección a pocos días del inicio del torneo más importante del mundo. Más que su querida Champion. Nunca tendrá respuesta válida. Confundir el victimismo madridista con una decisión de puro aborto deportivo es una desdicha del provincialismo más delirante.

TELEFONO ROJO: YA NO VOLAMOS SOBRE MOSCU¿Por qué ha caído la selección española?. Porque es un sistema absolutamente “demodé”, rancio, como llevar melena a lo Beatle. Con una selección que ya no juega ni con goleadores, que no socorre a un ariete como Diego Costa, que jamás tiene metros para probarle con su velocidad y disparo.

El “faro guía” es Isco, un jugador que es como la estrella del “cirque du soléil”. Isco, como mucho, es un jugador de circo, de futbolín, que constantemente insulta a la verticalidad de fútbol. Pero ahí tenemos al ejercito de defensores del “juego circo” de Isco. Y, ¿con qué se han encontrado?. Con el fracaso. Una selección que juega en horizontal o para atrás, sin velocidad de balón, sin poder centrar siquiera. Hubo una jugada en que no pude más que reírme: Carvajal quería centrar y los dos únicos atacantes en el área, Iago Aspas y Asensio, estaban los dos en el suelo. Claro, no centró.

Me duele la manipulación de los agentes con los periodistas. Tratar de vender a Asensio con el Liverpool, a poco de un partido decisivo, pasa subirle el salario en el Madrid, se retuerce con el partido infame de la “estrella mundial”. Pero es que el caso Lopetegui lo destabilizó absolutamente todo. Por no hablar de Ronaldo y su celestial subida de sueldo, tras un fracaso descomunal.

Escribo esto por el gran embrollo que ha creado la salida de Lopetequi. Es un disparate, regado como aquellos locos de la película de Stanley Kramer, que se mataban por el dinero en aquella colina de los tontos en el “El Mundo está Loco, Loco”. Aquel final del film, se asemeja a cualquier cuento mexicano que acaba con “Colorin Colorao, este cuento se ha acabado”. En la tarde de Moscú, en realidad, este cuento sí se ha acabado.

17
3

POSTS RELACIONADOS

Los comentarios están cerrados.