UN COLOMBIANO, HEROE ARGENTINO

Anuncios
RIVER PLATE 3 1 BOCA JUNIORS

UN COLOMBIANO, HEROE ARGENTINOPara descifrar la final del pánico, sólo basta resaltar que el héroe del partido no fue un argentino, sino un colombiano llamado Quintero, que hasta el presente ha estado pegando tumbos. Ha jugado en Italia, en Portugal del Porto de Casillas, en Francia y en el Independiente de Medellín. Para mayor gloria del nefasto técnico del River Plate, ni siquiera lo puso de titular.

Es lo que da el fútbol argentino oficial argentino. Una amalgama estremecedora de violencia, tragedia y tonos melodramáticos que llaman la atención por la furiosa rabia de un país indomable con el fútbol.

Es cierto que el River Plate fue un poco mejor que el Boca Juniors, pero tan sólo por el sentido trágico del Boca hubiera merecido llegar a los penales, ya que el esperpento daba para una “opera bufa”, con ciertos ribetes cómicos , que me han incitado a la simple compasión.

No me podía creer ver a Gago, que hace mil años jugó en el Real Madrid, al Apache Vélez como actores histriónicos y finales de una patraña que ha congelado al mundo. Nadie puede dudar que una vez más los argentinos han protagonizado un especie de acto trágico, si es que eso es posible. Tan incongruente que la nomenclatura de los dos equipos llevan nombres ingleses.

UN COLOMBIANO, HEROE ARGENTINOValdano tuvo una esperpéntica actuación como comentarista. Quería vender a un mediocre Rodrigo y cada vez que le nombraba fallaba un pase de niños. Luego, quiso reivindicar un partido mediocre con frases copiadas del cursi Fontanarrosa, que aseguraba que el “peor de los partidos puede convertirse en una batalla poética”.

Una batalla, eso es. Fútbol colérico, marrano, repleto de mala intención. Es el fútbol argentino en pleno infierno dantesco , con fracaso tras fracaso, donde sólo el islote Messi les redime. A veces, el patético lance me recordaba un Rayo Vallecano-Leganés, por analogía de camisetas, pero creo que los dos equipos españoles son, simplemente, superiores.

El Madrid, Florentino Pérez, el sindicalista presidente de la Federación española y el “doctor fraude”, como diría el magnífico Santiago González, han intentado el negocio al revés. Han comprado a un argentino por lo que dicen que vale, cuando el negocio es comprarlo por lo que vale y venderlo por lo que dicen.

Pero fue un paraguayo el que pergeñó la estafa de Madrid, por lo que los argentinos nos odiarán más, como decía Maradona, al permitir que una final argentina se jugara en Madrid.

El presidente de esa irrisoria Conmebol, el ínclito Alejandro Domínguez, que caía al vacío, estaba en la peor crisis del fútbol sudamericano. La Fox TV no pagaría los 150 millones de dólares del contrato si no se jugaba la final. Y menos, porque el 1 de enero tiene que negociar un nuevo contrato con la Fox, que ahora es de Disney . Así que la Conmebol decidió crear un parque temático de Disneylandia en Madrid. Así que de “libertadores”, nada de nada. El dinero, mucho dinero de las televisiones mundiales tras el melodrama, para Micky Mouse.

6
0

POSTS RELACIONADOS

Los comentarios están cerrados.