ZIDANE Y LA FLOR CARNIVORA

Anuncios

MALAGA 1 2 REAL MADRID

Es inútil descifrar las claves de un partido cuando el rival es un sentenciado a muerte, un Segunda División, que no tuvo ni suerte cuando Iturra se quedó sólo ante el regalo de Casimiro.

Un baño y masaje en un sitio propicio para Zidane como es la Rosaleda, para aumentar su florido catálogo. Hasta Isco marcó como si fuera el Kubala malagueño . Pobre Málaga abandonado a su suerte , en alta mar, como un barco que hace aguas por todas partes, por un jeque, que como buen árabe jamás será marinero.

Hablar de Benzema, que me lo piden, es como hablar de un fantasma en paro. Ni mete miedo ni es capaz de dar un susto ni a un jugador del colista. Simplemente, es un disparate de Zidane que siga apostando por ese compatriota, que sólo les gusta a los enemigos del Madrid.

Quizá haya sido Kovacic el que más acciones ha ganado con su actuación. El único de la serie B que se gano a los puntos, porque Vallejo es increíble y Theo es un creído de pelo rubio. Preocupa más las ausencias de Asensio, que pierde la sintonía, como aquellas viejas radios de válvulas. No se sabe cuando aparece. Es el mismísimo duende madridista y eso pesa en el espíritu del club, que ya piensa en salidas y llegadas, como una estación de lujo.

Por cierto, un diario afirmaba hoy que Bale se jugaba su futuro banco en este partido y los nueve próximos. Lo han dado de titular y ni siquiera ha viajado. Me temo que Bale sólo tomará el avión hacia las islas británicas. Hay ya conflicto entre Zidane y Bale. Y lo más aproximado en el termómetro del técnico francés es que Bale quizá ni vuelva a jugar más con el Madrid en partidos claves. Veremos.

Llora Zidane. Está indignado porque al Madrid le han puesto en sospecha por el “affaire Oliver “Twist”. En su delirio técnico , ni repara  en que es el  aficionado madridista el que está harto de sus caprichos . De  hacer el ridículo frente al Atlético, frente a la Juventus y de haber casi lanzado por la borda el prestigio del Real Madrid. con vaivenes caprichosos y de estrategias oblicuas. 

En su percepción “genial” del fútbol no quiere jugadores verticales ni vertiginosos. Sólo “sobadores” de balón como él era de jugador. Tortugas con toque. Un tipo de juego para la galería, de estética de museo pobre.

Se dice en círculos vecinos de la Casa Blanca de que su “indignación” la provoca el susto recibido,  por  la traición  de su  afortunado jardín , al crecerle una planta  carnívora llamada  Bayern Munich. Encima con la mala suerte de jugar el segundo partido en casa, cuando el Madrid es un desatino táctico. Un desastre como en una gran cantidad de partidos en el Bernabéu durante esta temporada, que culminó con su lamentable ataque de nervios tácticos el día  con la Juventus. En ese partido tocó la cima del Everest y su caída hacia el más allá.    

2
1

POSTS RELACIONADOS